¿Podemos vivir sin secretos?

Es valido cuestionar la existencia de los secretos. Ciertamente cuando la relación es una entre iguales. En una relación equitativa el sostener secretos puede resultar un tanto problemático, porque pisoteamos así el terreno de la confianza y la veracidad en la relación.

Un ambiente de transparencia no tiene que ser un ambiente sin secretos…

No así en relacione entre distintos. Por distintos no necesariamente hablamos de superior-inferior… nos referimos principalmente a un contexto y circunstancias distintas… sobretodo a una relación en la que no hay un compromiso entre las personas.

Por ejemplo, el matrimonio es un buen ejemplo de una relación entre iguales… pero también un compromiso entre ellos. Entre político y ciudadano aunque pudiésemos alegar una relación entre superior e inferior… o más justa entre servidor público y ciudadano; en realidad estamos en una relación entre iguales porque hay una relación de compromiso sellada en el voto.

El matrimonio es un lugar donde se puede esperar una completa ausencia de secretos.

La relación entre un superior de comunidad y un miembro de la misma, o la de un jefe y un empleado es simplemente distinta. Esto es porque la relación se distancia en las capacidades de decisión en la injerencia sobre la ruta que la comunidad o empresa llevan. Por lo mismo la comunicación no debe ser en este sentido de libre flujo pues hay circunstancias, ya sea por cuidado o por practicidad que deberán reservarse hasta un momento oportuno.

En una comunidad religiosa se entiende la presencia de secretos por el cuidado interno…

De la misma manera todo depende de los fueros en los que uno vive. Porque la familia nos confía información que nuestra comunidad no tiene porque saber. Así como el terapeuta le debe secrecía a quien acompaña, de la misma manera hay información que por su contexto de origen no tendría porque ser divulgada.

¿Es ideal la vida sin secretos? La pregunta es mal planteada de esta manera. El cuestionamiento tendría que

La intimidad por ejemplo no es del fuero de los demás… no es una realidad que deba ser revelada por los demás.

ser: ¿Tenemos todos la capacidad para recibir la intimidad del otro? La respuesta realista a esto sería: No. El ideal sería que todos recibieramos la intimidad del otro como un tesoro y con una autentica compasión. Pero la humanidad le falta mucho para evolucionar a tal estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *