Archivos de la categoría Revista Kyrios

Publicaciones de nuestra revista Kyrios

La formación en un contexto de postmodernidad y desde una espiritualidad desde abajo.

(Este es un fragmento de un articulo de la revista Kyrios no. 19)

  1. INTRODUCCIÓN

El camino recorrido a través de estos años de formación, casi cinco, y lo aprendido en este “postgrado de formación para formadores” que llega a su fin, me lleva a tratar de sintetizar lo que es la formación desde un contexto postmoderno y desde una espiritualidad desde abajo, con el deseo de aportar un granito de arena en el difícil arte de formar a los jóvenes que nos son confiados. Jóvenes con dificultad para crear vínculos y que llevan sobre sí una gran carga de desintegración familiar y de heridas profundas, que les dificultan comprometerse para siempre en un proyecto de vida.

Quiero mostrar que, en el trabajo de la formación, es necesario ubicarnos en el contexto actual del formando que ingresa a un determinado Instituto, para poder ayudarlo en su proceso formativo desde la realidad concreta de su historia personal y en un determinado carisma.

II.- DEFINICION DE FORMACIÓN, POSTMODERNIDAD, ESPIRITUALIDAD DESDE ABAJO

  1. FORMACIÓN
"el formador o formadora; su papel principal es el de acompañar al formando en el proceso de crecimiento, para que vaya dando una respuesta cada vez más consciente y libre a Dios que lo ha llamado."
“el formador o formadora; su papel principal es el de acompañar al formando en el proceso de crecimiento, para que vaya dando una respuesta cada vez más consciente y libre a Dios que lo ha llamado.”

“Entendemos por “formación” el proceso que va a seguir toda persona que ingresa a un seminario o a una congregación religiosa; a esa persona se le llamará formando o formanda  y pasará por una serie de etapas en las que discernirá si realmente tiene vocación para ese instituto o para ese estilo de vida; esas etapas serán de crecimiento personal e integral. En estas diferentes etapas de formación siempre habrá una persona responsable de ayudar al formando; esta persona es el formador o formadora; su papel principal es el de acompañar al formando en el proceso de crecimiento, para que vaya dando una respuesta cada vez más consciente y libre a Dios que lo ha llamado.

Una de las herramientas de las que se va a valer el formador, para poder ayudar al formando en su crecimiento personal, es la entrevista de formación; ésta es un instrumento que favorece el proceso de discernimiento vocacional, y ayudará a que el formando vaya tomando opciones maduras en su proceso de consagración.

Es muy importante tener en cuenta que en la formación se va a trabajar con el fuero externo, lo manifiesto, las conductas, lo que se ve exteriormente, ya que, bien trabajado lo externo, se va integrando lo interno.

Entonces, en la entrevista de formación no se tocarán aspectos de conciencia o de intimidad del formando.

La finalidad de la entrevista de formación es: la afinación de actitudes humano-cristianas y de vida religiosa de alguien que está en una etapa formativa, en vista a dar un paso trascendental en su vida. Otro fin es procurar que el formando busque autocomprenderse para autodefinirse en actitudes, sentimientos y comportamiento adecuadamente”. [1]

2. POSTMODERNIDAD

José María Mardones nos plantea la postmodernidad como el desencanto del hombre hacia la razón y los grandes relatos. Postmodernidad es fragmentariedad y ahora como cristianos se nos pide dialogar con esta manera de pensar. Apenas como cristianos católicos pretendíamos dialogar con la modernidad, luego de tantas resistencias epocales, y ahora resulta que la modernidad ya dejó de ser moderna ¿qué tratará de decirnos el Espíritu Santo ante esta nueva situación? Situación en la que el ser humano cambió ya su forma de creer, de vivir los valores, de vivirse como sociedad mundial. F. Lyotard dice que “el término postmodernidad es falso, ya que moderno quiere decir ahora, y después de ahora siempre será ahora”. Para Nietzsche y Heidegger, es una “crítica al pensamiento occidental”.

La crítica romántica de la modernidad es la precursora de la postmodernidad. Se vive con un desencanto de la razón. La razón no puede decirnos lo que es la realidad, ni puede fundamentar unos principios firmes, claros y distintos, sobre los cuales elevar el edificio seguro de la ciencia, la moral o la concepción del hombre. La postmodernidad marca más que un tiempo, un talante: la caída de la confianza en la razón con la que andaba la modernidad. El talante postmoderno señala una diferencia esencial con respecto al moderno: acepta el hecho sin nostalgia; con la alegría de quien ve unas posibilidades nuevas no entrevistas, si no nos dedicamos a llorar la pérdida de seguridades y objetividades.

"No se sabe qué es importante y qué es trivial, no hay tiempo para la reflexión ante tantas imágenes."
“No se sabe qué es importante y qué es trivial, no hay tiempo para la reflexión ante tantas imágenes.”

La pérdida de sentido acontece ya en nuestra cultura por obra y gracia de los massmedia. No se sabe qué es importante y qué es trivial, no hay tiempo para la reflexión ante tantas imágenes. No vivimos ya en encuentro con la realidad, sino la película de la realidad. Los postmodernos dicen que vivimos en el amanecer de una nueva época. El pensamiento postmoderno está transido de deseos de cambio social.[2]

3. ESPIRITUALIDAD DESDE ABAJO

“Los padres del desierto nos enseñan una espiritualidad desde abajo. Ellos nos indican que hemos de comenzar por nosotros mismos y nuestras pasiones. El camino hacia Dios, según ellos, está siempre basado en el propio conocimiento. Evagrio Póntico lo formula así: “¿Quieres conocer a Dios? Aprende antes a conocerte a ti mismo”. Sin este conocimiento, estamos siempre en peligro de que nuestra idea de Dios sea una pura proyección de nosotros mismos. Hay también devotos que huyen de su propia realidad y se refugian en la piedad. A pesar de su oración y su piedad, no cambian, sino que se sirven de la piedad para elevarse sobre los demás, para afirmarse más en su impecabilidad, en su incapacidad de cometer faltas.

La espiritualidad desde abajo nos enseña que a Dios se va por la observación atenta y el conocimiento sincero de uno mismo. Lo que Dios quiere de nosotros no lo conocemos en los altos ideales que nos hacemos. En esto, frecuentemente, se expresa sólo nuestra ambición: queremos alcanzar altos ideales para presentarnos como mejores ante los demás y ante Dios. La espiritualidad desde abajo enseña que yo puedo descubrir la voluntad de Dios en mí, mi vocación, sólo cuando tengo el valor de descender a mi realidad, de ocuparme de mis pasiones, de mis impulsos, de mis necesidades y de mis deseos, y que el camino hacia Dios va a través de mis debilidades, de mi impotencia. En mi impotencia reconozco lo que Dios quiere de mí, lo que él puede hacer de mí cuando me llena de su gracia.”[3]

III.- CARACTERÍSTICAS DEL JOVEN POSTMODERNO

El joven y la joven de hoy se caracterizan por vivir en un ambiente de pluralidad tanto en formas como en contenidos. Tienden a la autonomía, sin embargo les cuesta comprometerse y crear vínculos que perduren en el tiempo. Viven la sexualidad dando mayor libertad a las preferencias sexuales y pueden hacer experiencia de una falsa libertad sexual. Por vivir en un mundo globalizado tanto en lo económico como en lo cultural tienden a mezclar elementos culturales de aquí y de allá, y a veces pueden caer en la pérdida de la identidad.  En cuanto a la experiencia religiosa se da un sincretismo que toma ideas de aquí y de allá por el solo gusto de tener una experiencia de la “trascendencia”, sin ningún compromiso que ate la vida a una determinada corriente doctrinal.

El joven postmoderno da mayor peso a lo emocional y sentimental que a la razón.

Sin embargo, podemos ver que no existe joven o adulto con un modo de ser puro. No hay persona puramente premoderna, moderna o postmoderna, y sí se da la mezcla de estas tres. Y esto es provocado por los massmedia, por la migración y por otros agentes que influyen en los grupos. Esta mezcla es muy palpable en la formación, porque hay jóvenes que vienen de ambientes campesinos y su mentalidad es más premoderna en cuanto a la religión y postmoderna en cuanto a la relación con el ambiente social. Otros llegan del Distrito Federal o de las capitales de los diferentes  estados de la República o de otro país y su forma de ser es mayormente postmoderna.

IV.- NECESIDAD DE FORMAR DESDE UNA ESPIRITUALIDAD DESDE ABAJO

"Ante la diversidad de las jóvenes que llegan a querer formar parte de un Instituto es necesario acompañar sus procesos desde una “espiritualidad desde abajo”"
“Ante la diversidad de las jóvenes que llegan a querer formar parte de un Instituto es necesario acompañar sus procesos desde una “espiritualidad desde abajo””

Ante la diversidad de las jóvenes que llegan a querer formar parte de un Instituto es necesario acompañar sus procesos desde una “espiritualidad desde abajo”, ayudándolas a trabajar su historia personal y haciendo de ellas una historia de salvación, un lugar de encuentro con Jesucristo que las llama a su seguimiento. Es necesario trabajar en el espacio de la formación partiendo de la realidad concreta de la joven.

En este tiempo de acompañar a las jóvenes que ingresan a mi Instituto, me he encontrado con personas muy lastimadas en su dignidad de mujeres. Algunas han sufrido por haber sido violadas en su integridad física o emocional. Otras no han sido aceptadas por sus madres o por sus padres; otras tantas  han vivido siendo el centro de atención de los demás, y alguna otra ha presenciado la muerte de sus padres por suicidio. Son situaciones muy dolorosas y es necesario ayudar a la joven a salir del dolor que mata, a asumir una realidad histórica y encauzarla a un tratamiento profesional que la vaya ayudando a integrarse como persona, como hija muy amada de Dios, y de esta forma puedan asumir el compromiso de una vida consagrada a Dios, con un determinado carisma y a favor de los hombres y las mujeres que les sean confiados en los diferentes apostolados, y para nosotras especialmente el de la educación y evangelización.

[1] ANA GABRIELA CASTRO,  Trabajo final sobre formación, Documento inédito, México, 1992, p.35.

[2] Cfr. JOSÉ MARÍA MARDONES, El desafío de la postmodernidad al cristianismo.

[3] ANSELM GRÜN, La sabiduría de los padres del desierto,  Ed. Sígueme, Salamanca, 2003, pp. 20 y 26.

(Continua con los temas de -Los retos para el(la) formador(a) desde este contexto, En obediencia a la Ruah que atraviesa la historia y gime en el corazón del hombre y la mujer y Conclusión . Para conseguir las revista completa o la colección de 25 ejemplares comunícate al CIEP con los datos del siguiente enlace. http://www.ciep.org.mx/contacto.html )

Autor: Hna. Valentina Jimenez Mejía

Misionera de Jesús Sacerdote

Exalumno del CIEP

Revista Kyrios Número 19,  enero 2006

“CRITERIOS DE NORMALIDAD PARA LA VIDA CONSAGRADA”

(Este es un fragmento de un articulo de la revista Kyrios no. 20) 

Consideraciones preliminares como criterios de normalidad para la Vida Consagrada.

 Todo acto o hecho del ser humano es en sí un palabra para ser desentrañada en sí misma.

"En si el ser humano es una unidad viviente compleja y diferenciada de lo que lo rodea."
“En si el ser humano es una unidad viviente compleja y diferenciada de lo que lo rodea.”

Definir los hechos o actos del hombre o mujer es en si darle una categoría de normalidad o anormalidad a lo que hace, dice, escoge u opta. En si el ser humano es una unidad viviente compleja y diferenciada de lo que lo rodea. La persona posee en sí misma la capacidad y la facultad de comprender la naturaleza de las cosas haciendo un esfuerzo de abstracción utilizando su capacidad racional sensorial, para optar por lo que desea vivir.

Este poder de abstracción que posee la persona es llamado “inteligencia o razón (espíritu)”[1] algo que al contrario de la materia, no tiene forma, olor o color, trasciende nuestras dimensiones mensurables, es algo que esta fuera de nuestra realidad espacial y temporal. Por lo tanto, hacer visible la capacidad racional del ser humano ante los demás es mostrar la capacidad que tiene para hablar de su normalidad hacia la vida consagrada.

Todo lo mencionado anteriormente supone que nuestra vida psíquica trasciende de un modo u otro en nuestro hecho o acto de elegir. Una de las dimensiones preliminares es la dimensión racional, y ésta es parte fundamental para quien opta vivir la vida consagrada, porque solamente el ser humano es libre y puede ser invitado o llamado por Dios a abrazar este compromiso y lo mismo,  el ser humano se sabe libre  y puede elegir la respuesta a esta llamada.

 El criterio de libre elección de la Vocación

Una de las características del ser humano que resalta más de la persona es en si la emoción y la razón, ambos elementos interactúan en el momento cúlmen de la decisión. Cada uno de nosotros nos hemos encontrado algún día tomando decisiones, sean pequeñas o grandes, de elección o de  gusto, pero de hecho tenemos la experiencia de haber decidido alguna vez en nuestra vida. Por  ejemplo: comprar un par de camisas, planear el día, o comprometerse para toda la vida… lo que suscita la acción en si puede ser una situación presente o puede ser una situación planeada a futuro. Como quiera que sea las decisiones se toman para bien o para mal. A través de mi vida he aprendido que no hay jamás decisiones en frío, hechas únicamente con la cabeza, “siempre nos implican completamente”[2] o sea nuestras decisiones nos reclaman nuestro yo completo que esta conformado de emoción y razón.

Considero que antes de la acción, ya existe con anterioridad un trabajo personal de reflexión interior. Y en muchas ocasiones las decisiones se dan en procesos rapidísimos que no dan la oportunidad al ser humano de darse cuenta de su trabajo consciente de elección.

"La patología sería que él/la joven no tuviese la capacidad suficiente de tener juicio propio para optar por su propia vida."
“La patología sería que él/la joven no tuviese la capacidad suficiente de tener juicio propio para optar por su propia vida.”

El acto de elección  del joven para cualquier congregación o Instituto de vida religiosa es un criterio de normalidad saludable para alguien que opta por la misma. La patología sería que él/la joven no tuviese la capacidad suficiente de tener juicio propio para optar por su propia vida. El autor y catedrático Dr. Rulla afirma que normalmente el motivo de una acción siempre es conciente en el ser humano que por lo tanto a la hora de hacer una elección cabe la posibilidad de haber una contaminación si los puede haber la contaminación de la libre elección con motivos inconscientes, esto  no anula la decisión pero si la limita, es decir disminuye el valor de la elección. Pues el hacer una elección conlleva a la reflexión y meditación de su deseo emotivo y racional. Por que antes de hacer la elección, considero que ya esta hecho el proceso de evaluación. Por lo tanto, si alguien es capaz de hacer este proceso humano de forma libre y responsable esto habla de su personalidad normal, pero qué es una persona normal?.

Qué es una persona normal?

          Habría que empezar por hacer la diferencia entre personalidad normal y anormal marcando la complejidad y las dificultades que se presentan en la persona. Por ende,  comenzaré respondiendo con la definición que nos ofrece la ciencia de la psicología afirmando que personalidad es “el conjunto de las formas relativamente consistentes de relacionarse con la gente y las situaciones que ponen un sello de individualidad en cada uno de nosotros”.[3] Por lo tanto, nuestro ser y hacer están ambos marcados por la autenticidad e individualidad de cada individuo.

Normalidad formal

Cada científico y catedrático de nuestro tiempo define de acuerdo a sus necesidades personales lo que es normal y anormal de las personas. Por ejemplo: el autor E. Cerda reafirma que “distinguir entre un esquizofrénico de un sujeto normal no es tarea  complicada, puesto que la conducta de estos pacientes esta caracterizada por una serie de manifestaciones cualitativas”[4] que cualquier persona en campo de la psicología, psiquiatría o formación es capaz de diagnosticar. Estas

"La diferencia que se marca entre  ambas personalidades esta centrada en la capacidad de adaptabilidad que tenga la persona en la sociedad."
“La diferencia que se marca entre ambas personalidades esta centrada en la capacidad de adaptabilidad que tenga la persona en la sociedad.”

manifestaciones suelen ser alucinaciones, delirios etc., que no se hacen  presente en un sujeto normal. La diferencia que se marca entre  ambas personalidades esta centrada en la capacidad de adaptabilidad que tenga la persona en la sociedad. Hasta la fecha todas las definiciones que se han dado de personalidad normal han tenido los criterios estadísticos, que toma en cuenta los aspectos formales de la conducta personal.

[1] Luigi M. Rulla SJ,, Psicología y Vocaciones, I  Las Personas, Sociedad de Educación Atenas, Mayor-81, Madrid-13, 1984

[2] Amadeo Cencini y Alejandro Manenti, Psicología y Formación, Estructuras y Dinamismos, Ed. Paulinas,  1994, p. 45 PAÍS

[3] Diane E. Papalia y Sally Wendoks Olds, Psicología y Formación Estructuras Dinamismos, Ed, Mcgraw-Hill, México, Buenos Aires, Caracas, Guatemala, Lisboa, Madrid, Nueva Cork, Panamá, San Juan,  Santafé de Bogota, Santiago, Sao Paulo, 1997,  p. 508

[4] E.Cerda, Una Psicología de Hoy, Barcelona, Ed. Herber, Barcelona, 1990, p. 554

(Continua con los temas de -Normalidad formal, Normalidad funcional, Criterios Normales, Criterios de flexibilidad e inflexibilidad y Criterio de adaptabilidad. Para conseguir las revista completa o la colección de 25 ejemplares comunícate al CIEP con los datos del siguiente enlace. http://www.ciep.org.mx/contacto.html )

Autor: P. Ernesto Esqueda Sánchez

Misionero Scalabriniano

Exalumno del CIEP

Revista Kyrios Número 20,  julio 2006

“EL CABALLERO DE LA ARMADURA OXIDADA” PARADIGMA DE UN PROCESO TERAPÉUTICO

(Este es un fragmento de un articulo de la revista Kyrios no. 11) 

INTRODUCCIÓN

caballero-y-armadura            “El Caballero de la Armadura Oxidada” es una parábola escrita por Robert Fisher en forma de ameno cuento medieval. Aparece este ambiente de magos, reyes, caballeros, bosques, dragones, damiselas, castillos con sus puentes levadizos y animalitos que hablan.

El cuento está entre tejido de diálogos que permiten aperturas de sentido, además de no perder jovialidad incluso cuando cuestionan.

Se trata de un drama: un hombre, atrapado en su armadura, debe realizar toda una proeza y un penoso viaje para liberarse de ella; esta empresa le costará lágrimas y sangre.

Como en toda parábola, no hay una única explicación, hay muchas según la óptica y la situación del lector. También como en toda parábola, nosotros somos llamados a no ser sólo espectadores sino actores, estamos implicados en aquello que vamos leyendo.

Este escrito esta dividido en dos partes: en lo primero describo de manera detallada la trama del libro, para disfrutarla juntos. En la segunda hago un análisis de algunos elementos psicológicos, de discernimiento y de proceso terapéutico observables en la obra.

I           LA TRAMA DEL LIBRO

  1. El Dilema del Caballero

“A todos, alguna armadura nos tiene

atrapados. Sólo que la vuestra ya la habéis

encontrado”[1]

maxresdefaultUn hombre, que es aparentemente un honorable caballero, tiene una buena imagen de sí y cree haber identificado su vocación: salvar damas en peligro, destruir dragones,  y luchar contra enemigos inicuos. El símbolo de identidad del caballero es su armadura en la que se reflejan los rayos del sol ante la admiración de la gente.  Llegó a serle tan preciada que se veía y admiraba con ella ante el espejo y  un día, decidió ya no quitársela ni para comer ni dormir.

El hombre, casado tenía problemas en el hogar porque Julieta, su mujer inteligente, poetisa, tolerante y propensa al vino, empezó a reprochar a su marido cada vez con más insistencia su comportamiento. Su hijo Cristóbal, había olvidado ya el rostro de su padre siempre cubierto por la visera. En todo caso, el hombre juzgaba indispensable no quitarse la armadura pues podría requerirla para salir súbitamente a liberar alguna dama en peligro.

El drama comienza cuando un día, el hombre no puede quitarse la armadura. Julieta, que ya estaba casi harta, se rehúsa a creerle y además, comienza a desesperarse de tener que moler la comida para alimentar a su “férreo” marido a través de las ranuras de la visera. El caballero a su vez, se desesperaba pues todo intento por quitarse la armadura era  inútil; incluso el herrero, la persona mas fuerte del condado fracasó en el intento.

De esta manera el caballero se encuentra en un callejón sin salida: atrapado en su armadura y con la amenaza de que su esposa lo abandonara.

Así un día, después de mucho titubear, el hombre decide abandonar su castillo y cabalgar buscando fuera de la provincia, una solución a su tragedia.

Al irse a despedir del Rey, de casualidad se encontró con el bufón quien, entre rimas, tomó conocimiento del problema del hombre y le dijo: “Hay alguien que puede ayudaros, caballero, a sacar a la luz vuestro yo verdadero”[2], y le habló del legendario mago Merlín al cual encontraría en los bosques. El hombre se puso en marcha comenzando su febril búsqueda.

  1. En los bosques de Merlín

 

“¡Estáis tan asustado! – dijo Merlín –

Por supuesto, por eso os pusiste la armadura

desde el principio”[3]

maxresdefault (1)El hombre duró meses cabalgando entre los bosques, cada vez más debilitado por la falta de alimento. Ahí tomó contacto de realidades en las que antes no pensaba: saber distinguir entre lo que podía o no comer del bosque; casi ahogarse al querer beber en los arroyos; no saber orientarse, etc. En estas  condiciones físicas y mentales tan deplorables es que halla a un apacible Merlín rodeado de animales y sentado bajo un árbol.

En su primer encuentro, Merlín, amable pero incisivo, pone al caballero delante de su realidad: “ha estado perdido toda su vida”; le molesta conocer la vedad y deberá aprender a liberarse de la armadura en la que él mismo se atrapó.

Puestas las cartas sobre la mesa, empieza primero una etapa de “restauración”: Merlín y sus animales alimentan al desmejorado caballero; las ardillas la parten nueces y Merlín le da de beber “Vida”, pasando, a través de una pajita, el líquido de una copa por las ranuras de la visera. Durante ese “noviciado” se suscitan otros diálogos en los que Merlín hace reflexionar al hombre sobre algunos de sus comportamientos y las motivaciones subyacentes de ellos. Este reacciona cerrandose, respondiendo con brusquedad o empleando su recurso de evasión preferido: el sueño. No obstante aquello lo va trabajando interiormente y en los encuentros siguientes con Merlín, vuelve sobre el tema.

El hombre descubre un día con azoro, que se puede comunicar con los animales pues ha comenzado a despertar en él una afinada percepción. Llega el momento en que el caballero plantea a Merlín la necesidad de partir y de reunirse con Julieta y Cristóbal con el propósito de ser un buen marido y padre.

Merlín con su sabiduría, le hace comprender que es necesario conocer el parecer de ellos pues.. “un don, para serlo, debe ser aceptado, de no ser así es como una carga para las personas[4]“. Deciden pues, enviar una nota a Cristóbal por medio de Rebeca (la paloma). Después de una angustiante semana, Rebeca regresa con la respuesta: una hoja en blanco. El hombre, completamente abatido y viendo su triste situación, se derrumba y llora abundantemente – a pesar de su orgullo por ser “un gran caballero” – quedándose dormido de agotamiento.

 

  1. El Sendero de la verdad

 

“Sí – afirmó -, es una batalla diferente la que

tendréis que librar en el sendero de la verdad.

La lucha será aprender a amaros”[5]

maxresdefault (2)Merlín anuncia al caballero que la estancia en el bosque ha terminado y que hay que ponerse en marcha. El hombre parece sin brújula: molesto de dejar lo que empezaba a acomodarle y sin saber qué hacer ni a dónde ir; sobre todo, sin motivación. Merlín recuerda al hombre su nuevo propósito: liberarse de la armadura y le insta a hacerlo por sí mismo. El mago le abre una nueva perspectiva: el cambio vendrá de la elección de un nuevo sendero, ya no aquel por el que ha transitado hasta entonces el caballero perdido, sino el “sendero de la verdad”, empinado y angosto.

La lucha interna en el hombre es fuerte: el camino parece terrible pero ¡más terrible es vivir esclavo de la armadura!. Merlín no fuerza. Simplemente cuando el hombre, con resignación decide aceptar, el mago lo refuerza al apreciar su valor.

Vienen nuevas decepciones: Merlín despoja al hombre de su caballo y de su espada pues es con otras armas que deberá enfrentar este nuevo desafío. Ardilla y Rebeca lo animan al asegurarle que lo acompañarán para alimentarlo y orientarlo. Merlín entrega al hombre una llave indicándole que tendrá que atravesar tres castillos a lo largo del sendero: el del Silencio, el del Conocimiento y el de la Voluntad-Osadía. Le advierte que las salidas de los castillos únicamente las encontrará cuando haya adquirido el aprendizaje propio de cada castillo.

Merlín desaparece y el hombre se pone en ruta en compañía de Ardilla y Rebeca. Al día siguiente, luego de ardua jornada por su falta de destreza sin montura, el caballero se percata de que parte de su visera se ha roto. Sus compañeras asienten y le hacen comprender que son las lágrimas vertidas por el hombre al recibir la carta en blanco de su hijo. Él medita: “¡Esto es”! – gritó – . “Las lágrimas de auténticos sentimientos me liberarán de la armadura”[6].

Ese día transcurrió con nuevas experiencias para el hombre en su manera de percibir la naturaleza, los animales, el entorno…, sobretodo su amigas le hicieron descubrir la sutil diferencia entre “esperar” y “aceptar”: los humanos esperan y cosechan decepciones, los animales aceptan y disfrutan la vida. Él tuvo que admitir que, desde niño había vivido de decepción en decepción por “esperar”.

 

  1. El Castillo del Silencio

 

“Ponemos barreras para protegernos de quienes

creemos que somos. Luego un día quedamos atrapados

tras las barreras y ya no podemos salir”.[7]

maxresdefault (3)El caballero llegó al castillo del silencio y tuvo que entrar sólo. Encontró un silencio sepulcral al punto que, ni el fuego ni la chimenea chasqueaban. Estaba él, sólo, en un gran salón. Su sorpresa fue ver llegar al rey de su comarca quien le informó que solía recorrer el sendero de la verdad de vez en cuando para conocer más de sí mismo. Sus  súbditos, como el caballero, creían que salían a alguna cruzada.

El rey hizo notar al hombre la importancia de la soledad para poder dejar caer su armadura: mientras uno está con otros, no se bajan las murallas que ponemos para protegernos y dar una buena impresión. El rey declinó a la insistencia del hombre de recorrer juntos el castillo y se marchó.

El castillo del silencio tenía la particularidad de carecer de puertas, para poder avanzar, había primero qué comprender cosas de sí mismo en el silencio y de esa forma vislumbrar una enigmática puerta que aparecería por alguna de las paredes. El rey marchó por una puerta que él percibió y traspasó el muro. Nuestro caballero quedó sólo: primero empezó a hablar en voz alta y a recordar pasajes de su infancia, luego se puso  a cantar hasta cansarse, y terminó por dejarse invadir por el silencio. Solamente al admitir que tenía miedo de estar solo percibió una enigmática puerta y pasó a otra habitación.

Así pasó por tres o cuatro cuartos diferentes habiendo admitido varias verdades de sí mismo: siempre había tenido miedo de estar solo. Nunca había disfrutado del momento presente por pasársela hablando del pasado vivido, o del futuro por vivir. Él había agotado la voz de Julieta al ponerse el yelmo y ella debió sentirse muy sola como él en ese momento.

Su llanto por ella le dio acceso a un último compartimiento donde se encontró, por primera vez, con su propio “Yo” que para él era un desconocido. Éste le dijo que siempre había estado con él, pero que el caballero jamás había prestado atención a su voz. Acordaron, para evitar confusiones, que su “Yo” interior se llamaría Sam.

Platicando con Sam, se quedó dormido de cansancio y al despertar estaba, para su sorpresa, sobre el sendero de la verdad con Ardilla y Rebeca. Se percató además que ya no tenía yelmo: podía acariciarse el rostro y la barba; ellas le hicieron notar que su llanto dentro del castillo derritió el yelmo y que no había pasado (como él lo pensaba), sólo una noche sino bastante más tiempo allá adentro.

Llamó a Merlín y éste lo alentó por haber derramado -por vez primera- lágrimas por otras personas. “Vos nacisteis con un corazón y ahora lo estáis usando”[8].

El mago le reiteró que lo de Sam no era un sueño, sino una realidad: “Estáis empezando a oír vuestro yo verdadero”[9].

[1]Robert Fisher, El Caballero de la Armadura Oxidad, Ed. Obelisco, Barcelona, 2000, p.16

[2]Ibid, p.17

[3]Ibid, p.22

[4]Ibid, p.30

[5]Ibid, P. 39

[6]Ibid, P.41

[7]Ibid, p. 47

[8]Ibid, p.58

[9]Ibidem

(Continua con los temas de -El castillo del conocimiento, El castillo de la voluntad y la osadía, La cima de la verdad, el Punto Ciego, el encuandre, la autoexploración, la interiorización, el discernimiento,  la fobia, el imaginario y lo simbólico y algunos complementos. Para conseguir las revista completa o la colección de 25 ejemplares comunícate al CIEP con los datos del siguiente enlace. http://www.ciep.org.mx/contacto.html )

Autor: David Arturo Esquivel Hernández M.C.C.J.

Misioneros Combonianos del Corazón de Jesús

Exalumno del CIEP

Revista Kyrios Número 11, junio 2001

 

PAUTAS DE DISCERNIMIENTO EN EL PROCESO DE AUTOCONOCIMIENTO A PARTIR DE LAS RELACIONES DE AMISTAD

(Este es un fragmento del articulo de la revista Kyrios 22)

INTRODUCCIÓN

En todas las culturas, tiempos, razas y religiones, la amistad forma parte esencial en las relaciones personales, la cual favorece el crecimiento persona!.

potenciar-las-amistades-de-mi-hijo-1

Es imposible imaginar una familia, una escuela, un trabajo, una iglesia, una boda, un funeral, una graduación, una operación, una enfermedad, un bautismo, un cumpleaños, un aniversario, una premiación, una fiesta, sin amigos.

¿Quiénes son estos seres que a lo largo de nuestra existencia vienen, se van, se quedan, hablan después de un año, atormentan con sus peticiones exóticas, cuentan secretos insospechados, lloran contigo al ver una película, te hablan sin nada interesante que contar, te piden perdón por lo que juraron nunca traicionar, te regalan su foto dedicada, te llaman un mes después de tu cumpleaños diciendo descaradamente que se les olvidó, te meten en problemas con tus padres para que los cubras, te dicen que te ves horrible con esa falda, guardan silencio ante la muerte y lo único que saben es acompañarte en silencio, te preparan la mejor despedida de soltera, te quieren y te critican, te confiesan sus crisis más hondas, hacen por ti una oración, te desean lo mejor?

¿Quiénes son ellos? Cada uno tiene nombres e historias concretas, y esa variedad ayuda a darse cuenta que existe una gran diversidad en la manera de vivir la amistad porque cada uno guarda un modo personal de amar. Sin embargo se puede reconocer que hay algo en común en todas estas historias por lo que podemos englobarlas en las relaciones que llamamos de “amistad”.

¿Qué aprendemos de nosotros mismos en la amistad? ¿Qué mecanismos interiores desata la relación con la otra persona que se vuelve nuestro espejo? ¿Qué descubrimos de nuestros miedos, de nuestros mecanismos de defensa, de nuestra limitación, de nuestras cualidades cuando entramos en relación de amistad? ¿Qué comportamientos se repiten frecuentemente frente a los amigos?

El siguiente trabajo, con base en el modo de vivir la amistad, aporta ciertas pautas de discernimiento que ayuden en el proceso de crecimiento humano; lo que aprendemos de nosotros mismos al ver las reacciones, el proceso, los beneficios y las crisis que surgen desde esta experiencia relaciona!’

En un primer momento se esclarece el concepto de amistad y las riquezas que ésta aporta en el proceso de crecimiento personal, después se desarrolla la importancia del discernimiento y ciertas orientaciones con base en estos tres elementos básicos que se desarrollan en la amistad: la libertad, la autoestima y la comunicación.

  1. LA AMISTAD

Al recurrir a las raíces etimológicas de la amistad ya las diferentes definiciones que de ella se han hecho, nos da luces para entender mejor su significado y diferenciarla de otras experiencias de relación que también abarcan nuestra vida.

El origen latino, amigo-amistad se remonta al verbo único amare, uno y otro proceden de amar. Si amistad es amar, ¿qué diferencia hay entre el amor a los padres, a una pareja, a la naturaleza, al trabajo?

"... un alma en dos cuerpos"
“… un alma en dos cuerpos”

Hay autores que han intentado clarificar el sentido de la amistad, por ejemplo, para Aristóteles la amistad “Es, efectivamente, una virtud o se hace acompañar por la virtud”, o de manera más profunda cuando dice que la amistad es “un alma en dos cuerpos!”.

En los trágicos, la amistad parece ser sinónimo de fidelidad hasta la muerte para salvar la vida del amigo. Platón, retomando el pensamiento de Pitágoras y Empédocles, discute en Lisias las diversas interpretaciones sobre la amistad, y llega a la conclusión irónico-sapiencial de no haber sabido “encontrar cuál es la definición de amigo”.

Santo Tomás trata de la amistad como “una relación fundada en el amor de benevolencia y caracterizada particularmente por la reciprocidad”

En la interpretación freudiano la amistad puede ser entendida como “la autosublimación de la sexualidad’; capaz de “crear relaciones muy civilizadas”, Para Buber, la amistad parece ser la expresión del tú innato, en cuanto “el hombre se hace yo en el tú”

Para mis alumnas de preparatoria, la amistad “es un sentimiento”, y los “amigos son el mejor regalo”, “son la fuente de todas las alegrías y de todas las desgracias”.

>
“… el amor más grande se demuestra “dando la vida por los amigos” (Jn 15,13)”

Para los libros sapienciales de la Biblia la amistad parece regir todas las demás relaciones interhumanas, como podemos ver en el libro de Sirácide 6,17 cuando afirma “Quien teme al Señor es constante en su amistad, porque tal y como uno es así será su amigo”, Para Jesús de Nazaret el amor más grande se demuestra “dando la vida por los amigos” (Jn 15,13)

La experiencia nos dice que la amistad es un estado de enriquecimiento humano porque ofrece la posibilidad de encontrarse con el otro fuera de un contexto institucionalizado, libre de presiones socializantes, que apartan de una espontaneidad personal con la conciencia de ser acogido honradamente como se es, de ser apreciado a pesar de las propias asperezas, de saber que se encontrará un rostro alegre, que la confianza es posible, que se comparte una mutua responsabilidad, que al tener una verdadera amistad se pueden brincar con más facilidad la amargura de las dificultades y se puede llenar el vacío que muchas veces invade el corazón,

Éstas son algunas definiciones o expresiones acerca de la amistad, sin duda cada uno tiene la propia y desde la experiencia personal va formulando su propio concepto, al mismo tiempo que al hacerlo se conoce a sí mismo y su modo de relacionarse.

Ninguna de éstas definiciones agotan el sentido de la amistad, porque la amistad la construye cada persona cuando se pone en relación, pero lo que sí podemos rescatar son los elementos constitutivos que hacen posible la amistad, y nos ayudan a diferenciarla y reconocerla en nuestras relaciones.

DISCERNIR PARA CRECER

Dentro de las experiencias humanas existen algunas que son claves para seguir caminando, sin embargo cuando éstas no se disciernen, cuando no se hacen conscientes...
Dentro de las experiencias humanas existen algunas que son claves para seguir caminando, sin embargo cuando éstas no se disciernen, cuando no se hacen conscientes…

Dentro de las experiencias humanas existen algunas que son claves para seguir caminando, sin embargo cuando éstas no se disciernen, cuando no se hacen conscientes, cuando no se analizan las motivaciones profundas, esas experiencias dejan de volverse fuente de vida o continúan siendo condena de constante repetición de conductas o actitudes destructivas.

Para lograr que la persona se haga responsable de sus propias decisiones y haga consciente su propio esWo de vivir, de reaccionar, de entender los acontecimientos y la manera de establecer sus relaciones interpersonales, existen muchos métodos de conscientización y curación como son las diversas terapias psicológicas o el acompañamiento en dirección espiritual, pero ambas tienen como base el discernimiento.

Dentro de la tradición cristiana existe una constante invitación al discernimiento. Discernir no es un simple distinguir como quien distingue el blanco del negro. Si se analizan las raíces de la palabra podemos observar que ésta viene del griego dio crisis y del latín discernere y discretio las cuales significan originariamente dividir, separar, distinguir, cribar.

"El discernimiento no es sencillo dado que existe una combinación de elementos que no son fáciles de distinguir..."
“El discernimiento no es sencillo dado que existe una combinación de elementos que no son fáciles de distinguir…”

El discernimiento no es sencillo dado que existe una combinación de elementos que no son fáciles de distinguir, por ejemplo: el proceso psicológico y la madurez de la persona, sus opiniones formadas por la observación de lo evidente, su modo de entender su historia personal, etc .. Para San Ignacio de Loyola, discernir significaba clarificar la motivación interna, descubrir las razones que están detrás de las opiniones de la persona, poner en cuestión las causas e implicaciones de lo que experimenta, sopesar las posibles opciones, con el único objetivo de que la persona llegue a ser libre, busque, encuentre y lleve a cabo lo que le hará mejor como persona.

La amistad se aprende a vivirla a través de una larga experiencia de amores de amistad imperfectos, sin que logremos expresarlo en una forma perfecta y definitiva. La amistad es un momento del crecimiento de la afectividad del yo, de su sentido comunitario, de su experiencia de relación interpersonal. No es posible vivir la amistad de un modo diferente a lo que uno es. En ella afloran los movimientos latentes e inconscientes del yo, la conflictividad propia, las propias inclinaciones egocéntricas, las aperturas altruistas conquistadas, las asperezas juveniles, las experiencias adultas logradas y todas las incesantes variaciones debidas a las propias posibilidades autocreativas , movimientos que necesitan ser discernidos.

(Continua con los temas de -Libertad, Autoestima, Comunicación y Conclusiones. Para conseguir las revista completa o la colección de 25 ejemplares comunícate al CIEP con los datos del siguiente enlace. http://www.ciep.org.mx/contacto.html )

Autor: Hna. Ma. de la Paz Viniegra Mesa, R.J.M.

Religiosa de Jesús María

Exalumna del CIEP

Revista Kyrios Número 22, diciembre 2008

 

 

Caleidoscopio Harry Potter

Introducción

Este 2011 terminó  la saga “Harry Potter”, luego de brillar durante una década como un cometa en el firmamento. Miles de personas en el mundo leyeron los siete libros y millones vieron las ocho películas.

Los 7 libros de Harry Potter
Los 7 libros de Harry Potter

Muchos se familiarizaron tanto con Harry, Hermione, Ron y el castillo de Hogwarts que se les hace difícil creer que ya todo haya concluido. Aquello parecía una historia sin fin, pero que, al fin, tuvo fin.

Hay muchas interpretaciones alrededor de la trama y del pensamiento que encierra la obra de la inglesa J.K. Rowling. ¿No es una corriente de contenido esotérico de la que hay que guardar prudente distancia? ¿No es pervertidora del orden establecido promocionando otros valores que no son necesariamente morales? ¿No es acaso una novela más de las muchas características de esta época “New Age” que vuelven sin cesar sobre los misterios medievales y sus claves enigmáticas?

Tantas son las miradas posibles del ‘caleidoscopio Harry Potter’ cuantos ojos leyeron y vieron los libros y las películas. En este artículo quisiera sugerir una visión que induzca a una relectura útil para nuestras vidas.

Intentaré utilizar una técnica de pintura: pasar sobre el lienzo varias capas, desde el bosquejo hasta finalizar con los detalles. Los invito a que nos sumerjamos en esta aventura.

  1. Las siete libros

Para memoria, hagamos un recorrido rápido sobre la trama de cada uno de los siete libros

HP y la piedra filosofal
HP y la piedra filosofal

En HP y la piedra filosofal”, conocemos al pequeño mago huérfano de padres y lo acompañamos en su ingreso y  primera aventura en el castillo de Hogwarts, siguiendo con sus amigos Hermione y Ron la pista de aquel que quiere robar la piedra. Ellos creen que es Snape, el antipático profesor de pociones y, al final, después de intrépidas pruebas superadas, Harry se encuentra con la sorpresa de que se trata del aparentemente inofensivo profesor Quirrel, cómplice de Voldemort, cuyas cabezas están pegadas. Harry sale vencedor, gracias al amor con que lo protegió su madre antes de morir, como se lo hace saber Dumbledore.

HP y la cámara secreta
HP y la cámara secreta

En HP y la cámara secreta, ante la estupefacción por varios alumnos petrificados, los tres amigos buscan identificar quién es el elegido del colegio rival ‘Slytherin’, el cual, según una antigua leyenda del castillo, soltaría un monstruo. Los tres se van por la pista de que se trata del odiado Draco Malfoy; llegan incluso a imaginar que sea el mismo Harry, porque habla el lenguaje de las serpientes, como el fundador de Slytherin. Sin embargo, al final, es Tom Riddle, el futuro ‘Lord Voldemort’, que manipula a Ginny, la hermana de Ron, a través de su diario. Harry destruye dicho diario y después de una épica batalla contra el basilisco de Slytherin, salva a Ginny.

HP y el prisionero de Azkaban
HP y el prisionero de Azkaban

En “HP y el prisionero de Azkaban”,  después de un malentendido que atraviesa todo el libro, Harry descubre que su padrino es Sirius Black, que parece culpable de la muerte de los padres de Harry y resulta ser, contra toda evidencia, inocente. El verdadero culpable y traidor es ‘Colagusano’, que se les escapa fatalmente en la noche de luna llena, que opone a Sirius y al licántropo Lupin, ambos amigos de James Potter, padre de Harry. Sirius es salvado in extremis por Harry y sus amigos mediante un inverosímil regreso en el tiempo.

HP y el cáliz de fuego
HP y el cáliz de fuego

En “HP y el cáliz de fuego”, Harry se ve misteriosamente involucrado y forzado a competir en el torneo de los tres magos. Después de peligrosas pruebas que Harry sortea exitosamente, con la ayuda indirecta de “Ojo loco”, se encuentra al final con Cédric en un cementerio donde ‘Colagusano’ mata a sangre fría a Cédric y con la sangre de Harry devuelve su forma y su fuerza a Lord Voldemort. Dumbledore, que salva a Harry, descubre que Barty Crouch jr, mortífago de Voldemort, era el falso ‘Ojo loco’ que fue premeditando el encuentro de Harry con Voldemort.  Primera película con final trágico.

HP y el orden del Fénix
HP y el orden del Fénix

En “HP y el orden del Fénix”, Harry, Dumbledore y todo el colegio de Hogwarts se ven desde el inicio acosados por el ministro de la magia (Cornelius Fudge) y la detestable profesora Umbridge, los cuales no quieren rendirse a la evidencia de que Voldemort ha regresado. Pero también Harry es torturado mentalmente y termina siendo engañado por Voldemort, que le tiende una trampa. Al final, en el seno mismo del ministerio de la magia combaten el ‘ejercito de Dumbledore’ y la Orden del Fénix contra ‘el Señor Tenebroso’ y sus ‘Mortífagos’ y ahí muere Sirius Black, el padrino de Harry. Nuevamente el filme termina en tragedia.

HP y el príncipe mestizo
HP y el príncipe mestizo

En “HP y el príncipe mestizo”, Dumbledore logra que Horace Slughorn, antiguo profesor, regrese al colegio y se interese en Harry. Luego de una ardua empresa, Dumbledore y Harry consiguen hacer revelar a Slughorn el secreto de Voldemort: Tom Riddle ha utilizado los horrocruxes para dividir su alma en siete partes (siete asesinatos) y hacerse inmortal. Pero, al mismo tiempo, Voldemort, por medio de Draco Malfoy, logra la empresa de hacer que los Mortífagos penetren en Hogwarts y que Snape, que es el príncipe mestizo, mate a Dumbledore ante la impotencia de Harry. Ahora, además de trágico final, el imperio del mal se adueña del mundo de la magia.

HP y las reliquias de la muerte
HP y las reliquias de la muerte

En “HP y las reliquias de la muerte” Harry, ya sin  Dumbledore, fuera de Hogwarts y bajo el dominio de Voldemort, que se ha apoderado del ministerio de la magia, trata, junto con Hermione y Ron de descifrar las pistas que les deja Dumbledore en los objetos de su testamento. Buscando horrocruxes para destruirlos, los tres amigos viven muchas peripecias y rupturas entre ellos a causa del maleficio de los horrocruxes. El padre de Luna Lovegood, Xenophilius, los mete sobre la buena vía al hablarles de la historia de los tres hermanos y de las reliquias de la muerte (la varita de saúco; la capa de invisibilidad y la piedra de la resurrección). Huyendo de casa de Xenophilius, son atrapados por los Carroñeros y torturados en la mansión Malfoy antes de ser liberados por el elfo Dobby, que muere en el combate.

Voldemort busca afanosamente poseer las reliquias para alcanzar la inmortalidad y  cree haber recuperado ya la varita de saúco en la tumba de Dumbledore.  Después de matar a Snape, persigue a Harry  y, en pleno sitio,  toma del castillo de Hogwarts, donde mueren muchos de uno y otro bando, Harry acepta morir para que sea derrotado Voldemort. Entra así en una especie de ‘limbo’ y encuentra a Dumbledore, que le revela el sentido de las cosas y del por qué, al aceptar Harry el sacrificio, no muere. Llega el espeluznante enfrentamiento final en el castillo de Hogwarts. Harry, que aceptó la muerte, sobrevive; Voldemort, que la temió y rehuyó, termina muriendo.

  1. Llamad a al discernimiento      “Las apariencias engañan”.

Una constante en cada libro es que lo que parece evidente al principio, se va diluyendo hasta el desengaño.

  • En el primer libro, la evidencia apuntaba a Snape y resultó ser Quirrell el villano.
  • En el segundo, no eran ni Malfoy, ni Harry los herederos de Slytherin, sino Tom Riddle.
  • En el tercero, no es el asesino de los Potter Sirius Black, sino Peter Pettigrew ‘Colagusano’.
  • En el cuarto, Dumbledore sabe que algo no cuadra, pero no es sino hasta el final cuando descubre que el complot venía de Barty Crouch jr, el falso ‘Ojo Loco’.
  • En el quinto, la ‘evidencia’ de la captura de Sirius por Voldemort es desengañada y el ‘Ejército de Dumbledore’ se ve atrapado en el ministerio de magia por Voldemort y los Mortífagos.
  • En el sexto, Harry nunca llega siquiera a sospechar que el príncipe mestizo sea Snape, como mucho menos que la muerte de Dumbledore haya sido voluntaria y que Snape lo haya hecho contra su voluntad, porque le era fiel a Dumbledore y a la Orden del Fénix, ¡contra toda evidencia!
  • En el último, la evidencia de la maldad de Snape se desvanece: ¡Severus siempre permaneció fiel a Dumbledore y a la Orden del Fénix!

Surge una invitación al discernimiento: ¡No te fíes de las apariencias!; aprende a pensar dejando atrás opiniones e ideas preconcebidas. ¡Aplícate al discernimiento!

 

  1. Los personajes                 “Las personas no son sus personajes”

3.1  La humanidad de los personajes es otra de las características de la saga HP. A través de ellos y de sus personalidades somos enviados a una realidad sin idealizarla ni estigmatizarla: los humanos somos una inagotable e irrepetible mezcla de sutiles tonalidades grises; no hay la blanca bondad o la negra maldad al estado puro.

Los personajes únicos y singulares.
Los personajes únicos y singulares.
  • Hermione, Harry y Ron son presentados en su evolución de adolescentes volubles, que oscilan entre el afecto y el rechazo propios de su edad, con sus consecuentes arranques de nobleza o de rareza inesperada. Hermione tiende a ser legalista, Harry a ser impulsivo y Ron a ser flojo e inseguro. Su interacción recíproca los hará ir afinando y depurando sus personalidades.
  • Neville Longbottom, traumatizado por el asesinato de sus padres, parece al principio un niño tonto, sin embargo se va poco a poco puliendo y se revela al final con nobleza y corazón de león.
  • Otro tanto se puede decir de Luna Lovegood que carga el duelo de su madre y parece una ‘lunática’ a quien nadie ‘pela’, excepto Harry. Su aparente fragilidad contrasta con la firmeza de sus convicciones y decisiones que la hacen autónoma y distanciada de ‘la manada’.
  • Los Malfoy parecen malos; en realidad son una familia que actúa por miedo y se escuda en sus prejuicios de ‘sangre pura’ para ocultar sus humillaciones y complejos.
  • Los Weasley estereotipan a la familia numerosa y pobre pero unida, con madre dominante y padre complaciente.
  • James Potter, padre de Harry, intrépido pero también bravucón. Con ‘los Merodeadores’ humilló a Snape y éste último proyectará muchas veces en Harry al odiado rival que le ganó a Lili, la mujer que él amaba (y le hará pagar a HP la factura).
  • Incluso Albus Dumbledore que parecía casi ‘Dios Padre’ en los seis primeros libros, aparece en el séptimo con toda su humanidad: su pasado y sus errores, sus afectos/rivalidades con sus hermanos, sus debilidades y redenciones sucesivas.
  • Una picante antípoda presentan Peter Pettigrew y Severus Snape. El primero traiciona la amistad y entrega a los Potter al ‘Señor Tenebroso’; es rastrero precisamente como su animago: la rata. El segundo, después de un pasado desdichado y de decisiones erradas, se redime y es fiel a Dumbledore y a la Orden del Fénix hasta el final. Snape es el personaje que vertebra toda la obra por  aparecer siempre enigmático y ambiguo y revelarse el más noble sacrificándose sin importarle demasiado su imagen.
  • Las provocantes similitudes y diferencias entre el villano y el héroe no pueden pasar desapercibidas: Voldemort decidió negar su historia de huérfano y mestizo; su dolor no asumido lo llevó a matar cobrándosela a la vida y llegó a soñar una ‘inmortalidad-mortal’ que compensara su herida vital. Harry, por el contrario, asumió su historia de huérfano y mestizo, se abrió a la vida y a los otros,  y acogió una ‘mortalidad-inmortal’ en la aceptación de sus heridas.

3.2  Están también los estereotipos y, detrás de ellos, una sutil crítica a instituciones públicas y sociales que vale la pena destacar.

Algunos ejemplos.

  • Gilderoy Lockhart, el egocéntrico profesor de artes obscuras (HP 2), encarna al típico usurpador que plagia las obras de otras personas ultrapasando toda ética profesional. Alusión a un fenómeno que se propaga cada vez más en el mundo informático. Las ‘tesis’ de muchos ‘doctores’ muchas veces no son más que recopilaciones de trabajos realizados por alumnos o por otras personas.
  • Rita Skeeter (HP 4) es de esa clase de periodistas descarados que, según sus intereses o la ideología de su medio informativo, modifican las palabras de las personas que entrevistan. Este estereotipo se volvió sorprendentemente actual con el escándalo del periódico británico “De News of the World” y su siniestro espionaje telefónico.
  • Dolores Umbridge estereotipa la imposición de modelos educativos bajo los intereses de una ideología (en el libro se trata del ministerio de la magia que necesita desacreditar al director Albus Dumbledore). ¿Qué pensar de nuestro sistema educativo mexicano y de la mafia del sindicato que agremia al magisterio?
  • Cornelius Fudge y Rufus Scrimgeour (HP 3-7), ministros de magia (que no creen que Voldemort haya regresado y tratan de calmar a la comunidad mágica haciéndole creer que no pasa nada, que todo está bien y que para ello se valen del periódico “El Profeta”), nos recuerdan que en la sociedad tenemos un ser y un deber políticos: estar vigilantes y tener un ojo crítico en la labor de las personas que nos gobiernan.

Y les recuerdan a los políticos que no pueden guiarse por supuestos y mucho menos por ignorancia, como tampoco creer que la ciudadanía es estúpida para tomarle el pelo.

 

  1. Las máximas de sabiduría      
Todo mundo es mago...
Todo ser humano es mago…

“Todo ser humano es un mago y por medio de las palabras puede hechizar a alguien o liberarlo de un hechizo”

Los siete libros poseen en filigrana muchas máximas de sabiduría entreveradas en los diálogos. En mi caleidoscopio ellas forman,  verdaderas configuraciones de cristales sobre la experiencia del ser humano. Evoco sólo unas cuantas mediante los siete diálogos a continuación.

Libro 1

-Dumbledore/ “Harry, ¿sabes por qué el profesor Quirrell no podía tocarte?

-Harry/ “No”

-Dumbledore/ “Fue gracias a tu madre. Ella se sacrificó por ti y esa clase de acto deja marca. Esta  marca es interior. Vive en tu esencia.”

-Harry/ “¿Qué es?”

-Dumbledore/ “Amor, Harry. ¡Amor!”

 

Libro 2

-Dumbledore/ “Son nuestras elecciones, Harry, las que muestran lo que somos, mucho más que nuestras habilidades”

Libro 3

-Dumbledore/ “¿Piensas que los muertos a los que hemos querido nos abandonan del todo? ¿No crees que los recordamos especialmente en los mayores apuros? Tu padre vive en ti, Harry, y se manifiesta más claramente cuando lo necesitas”

Libro 4

-Dumbledore/ “Tiempos difíciles y obscuros nos aguardan. Pronto deberemos elegir entre lo que es correcto y lo que es fácil. Pero recuerda esto: aquí tienes amigos; no estás solo”

Libro 5

-Harry/ “… ¿Y si me estoy volviendo malo?”

-Sirius/ “Tú no  eres una mala persona; eres una buena persona a quien le han pasado cosas malas. ¿Está claro? Además, el mundo no se divide entre buenas personas y mortífagos. Todos tenemos luz y obscuridad en el interior. Lo que importa son los caminos que tomamos. Eso somos en realidad.”

Libro 5

-Voldemort/ “¡Qué débil y qué vulnerable! ¡Mírame!

-Dumbledore/ “Harry, no importa el parecido que tengan, sino cómo se diferencian”

-Harry/ “¡Tú eres el débil! ¡Nunca conocerás el amor ni la amistad y siento lástima por ti!”

Libro 7

-Dumbledore/ “No compadezcas a los muertos; compadece más bien a los vivos y sobre todo a aquellos que no aprendieron a amar”

 

  1. “Me abro al cierre”              “El que quiera ganar su vida, la perderá…”

 

Me abro al cierre
Me abro al cierre

Me abro al cierre”. Con este bello aforismo que abría la snitch (HP 7) quisiera cerrar este artículo.

5.1  La alteridad

En el mundo de la magia, obligado a compartir la realidad con el mundo muggle (el nuestro), hay también actitudes de intolerancia y de racismo encarnados por el colegio ‘Slytherin’, los Malfoy, Voldemort (que niega sus orígenes mestizos), etc.

Pero hay otra actitud reflejada por la orden del Fénix, los Weasley, Hermione (muggle), Harry (mestizo), etc…

Un nombre es el emblema de esta actitud de apertura: el del papá de Luna: Xenophilius Lovegood, algo así como: “amor al extraño, al diferente”.

Por otra parte, Arthur, papá de los Weasley, es un mago que se interesa en los inventos y descubrimientos de los muggles y pregunta a Harry cómo funcionan cosas de ese otro mundo.  Una evocación muy clara de la apertura a la alteridad.

 

 

5.2  ¿Ética del ser o del aparentar?

En varias ocasiones Harry parece desafiar las reglas y pasar a un lado de los reglamentos, lo mismo que su padre James. Pensemos, por ejemplo, en el famoso mapa del ‘merodeador’. Para abrirlo:”Juro solemnemente que mis intenciones no son buenas”. Para  cerrarlo: “Travesura realizada”. Llega incluso a ser amenazado de expulsión (HP2).

Esto suscita cierta incomodidad. ¿No será que se está proponiendo a la juventud otro tipo de valores y la falta de respeto a las instituciones?

Creo que, en realidad, aparte de solo bien describir la etapa que normalmente pasan los adolescentes, lo que los libros insinúan es la llamada a una ética del ser, que va más allá de la ética formal de cumplir la ley por la ley.  Una ética de la libertad que es encauzada los primeros años de la vida mediante límites y normas, para después guiarse por una conciencia libre. Y de esta forma Harry elige, por ejemplo, ir por Ginny (HP 2); comprometerse por Sirius (HP 3); salvar a Cédric (HP 4); ir a rescatar a Sirius (HP 5); enfrentarse a Snape (HP 6); e ir al bosque a encontrarse con Voldemort aceptando morir (HP 7).

Se afirma  así lo que en el Evangelio dice Jesús: “…El sábado es para el hombre…”.

5.3  El ritmo de la vida

La saga HP tiene un principio, un desarrollo y un fin que reflejan de alguna manera la dinámica de la vida, el ritmo de la existencia.

Los tres primeros libros abren al mundo fantástico y en ellos no aparece la muerte. Cierto, se habla del asesinato de los padres de Harry, pero no hay muertos, excepto el basilisco (HP2).  Además, tienen un final de alegría y de relativa felicidad.

El libro cuarto marca el parteaguas en la saga: por vez primera alguien muere: Cédric Diggori  y Barty Crouch padre y el final termina en drama.

A partir de ahí se entra en otra dimensión, pasando de la fantasía a la realidad, del idealismo al realismo, de la infancia a la edad adulta. Como diría el cantante Jacques Brel:”…(“La mer se desenchante, je veux dire par là que la mer a  d’autres chants de ceux que la mer chante dans des livres d’enfants”/ “’El mar se desencanta’, quiero decir con eso que el mar canta otros cantos de los que canta el mar en los cuentos de niños”)

Entramos  de esta forma en la edad adulta de la saga,  donde van muriendo sucesivamente el padrino de Harry, Sirius (HP 5), luego inverosímilmente Albus Dumbledore, el gran protector de HP (HP 6), y no se diga en el último libro, donde nos tenemos que despedir de personajes que ya nos eran queridos: Colin Creevey (el niño fotógrafo), la simpática Ninfadora Tonks, el noble Remus Lupin, el simpático gemelo, Fred Weasley…

Nacer, divertirse, desencantarnos, tomar la vida en serio, despedir a nuestros seres queridos y despedirnos nosotros es el rito de la vida… ¡celebrándola¡

Creo que en la obra ‘Harry Potter’ tenemos un manual de iniciación a la complejidad de la vida bajo formas fantásticas.

Me atrevo a decir también que el mismo Harry personifica lo que debe ser un cristiano o, en general, una persona buena, no en el sentido moral sino existencial: un humano: alguien que se asume y se responsabiliza, sin escudarse en una pasado infeliz, para ir compadeciéndose por la vida  o viendo a ver quien se la paga. Alguien que va aprendiendo, entre errores y logros, los tres verbos que forman la ecuación con tres incógnitas de toda vida humana: vivir, amar y morir.

Las 8 películas de Harry Potter
Las 8 películas de Harry Potter

Colorín, colorado…

Autor: P. David Arturo Esquivel Hernández, MCCJ

Misionero Comboniano del Corazón de Jesús

Revista Kyrios Número 25, Julio 2012