Archivos de la categoría Espiritualidad

La dicha de despedirse…

¿Será dicha el despedirnos? Probablemente sea dependiendo de nuestra visión personal en torno al partir… ¿Hay sufrimiento? Siempre que hay perdida hay dolor. Pero es posible sentir “dicha” cuando al mismo tiempo perdemos.

Los emojis son sintesis de la experiencia emocional del hombre… Pero muchas veces, como en la despedida, no logran emocionalmente a simbolizar experiencias complejas

Actualmente se fortaleza esta tendencia de polarizar las emociones y cristalizarlas en algo muy simple como un emoji. Lo cierto es que aunque un emoji nos simplifique el acceso a lo que expresamos, por momentos lo que experimentamos en la vida es mucho más complejo de lo que podemos simbolizar… y más en un sólo icono.

Es posible sufrir y gozar como parte de una misma experiencia emocional. Claramente lo es… Es posible que al morir alguien con agonía, gocemos ante el cese de sufrimiento mientras que nos duela la ausencia de la persona. Podríamos objetar que, al analogar la despedida con la muerte, podríamos preguntarnos ¿Qué hay de la muerte intempestiva, no deseable y sorpresiva? Pues la despedida en esto no se parece a la muerte… porque en la despedida esta la voluntad. De otra manera lo único que podemos experimentar es abandono o huida… Empero, ¿no deberíamos despedirnos de nuestros difuntos? Sería lo ideal…

La experiencia compleja de la despedida involucra la voluntad.

Nuestra actitud frente a la muerte muchas veces es pasiva y representa una amenaza lo suficientemente clara como para huir de ella. Esto es justificable, pues la amenaza es real… sin embargo la reacción de huida es poco efectiva porque la muerte no deja de amenazar por más que huyamos de ella. Una reacción activa frente a la muerte podría ser despedirse… es decir tomar todo lo que la experiencia nos ha regalado y dejar atrás lo que no nos haga crecer.

La huida o el abandono se presentan muchas veces como antagónicos de la despedida.

En la huida o el abandono, muchas veces actuamos lo que no nos enriquecía y sofocamos lo que nos regalaron. Despedirse es gozar, porque podemos retomar la belleza de los momentos y actualizarlos en nuestra vida. Ciertamente en algunos casos no deja de doler… pero es posible disfrutar lo que nos fue otorgado.

Una posible pregunta es: ¿Y qué si no

La despedida de una situación difícil puede ser una realidad liberadora, pero no por ello es importante sanarla…

hemos disfrutado la experiencia? (Un noviazgo fallido, una relación tortuosa, una tarea difícil o un trabajo sin crecimiento) La despedida parecería más gozosa, pero si no aprendemos a perdonar y sobre todo a tomar lo bueno es poco probable que podamos despedirnos. Los resentimientos al no ser trabajados, se vuelven un fantasma para el futuro. Si no podemos separar y tener en claro lo bueno de lo malo en una relación, es probable que esa relación se repita en otro momento. Y en el “no dejar ir” no hay una despedida real.

Por ello, es que las despedidas se gozan…

Ahora en el CIEP nos despedimos de las experiencias de los Cursos de Verano, pero nos quedan las próximas experiencias formativas en el semestre. Dejo algunas sugerencias a nuestros lectores. A quienes se despiden de nosotros este Verano, los exhortamos a tomar las riquezas de sus cursos y seguir gozando de ellas en el futuro. ¡Hasta pronto!

¡Inscríbete a cualquiera de nuestras experiencias formativas!

El acompañamiento cristiano… una emergencia

Nos encontramos ante un cambio de era, donde la fe cristiana se ve cuestionada por varias ideologías, eventos y culturas. La cultura millennial parece tener poco interés por el compromiso y menos por uno que represente tanto esfuerzo, como el cristiano.

La fe muchas veces se ve desconectada de la realidad… Esto se ve mucho en los jóvenes.

Por otro lado, los ritos y los símbolos se explican poco y tienen cada vez menos significado. Es parte de la monotonía en la fe. La repetición es lo que se percibe y se problematiza la fe cuando tenemos que explicar el sentido.

Para muchos cristianos algunos símbolos y tradiciones han perdido su sentido.

El problema se agudiza cuando las posturas se polarizan, se cristaliza el pensamiento y no podemos salir de una idea preestablecida. Puesto que no podemos negociar con la época y todo lo que es nuevo lo rechazamos. Lo mismo si estoy en una postura escéptica, puesto que a veces nos cristalizamos en la idea “más nueva” sin valorar la novedad de nuestras tradiciones y los valores con mayor antigüedad.

La fe se cuestiona con la ciencia, en vez de hacer un dialogo desde el discernimiento

El acompañamiento cristiano sin duda se vuelve una respuesta, pues parte del presupuesto del dialogo y del discernimiento. Realmente dialogamos nuestra fe con la realidad y discernimos porque un cristiano sabe que los parámetros morales preestablecidos son guía, pero el que conduce en última instancia es el Espíritu Santo.

Por ello los invitamos a tomar nuestro curso que comienza en un par de días de “Entrevista en Dirección Espiritual (Acompañamiento Cristiano)”

Derecho a la ociosidad, ¿por qué no?

El ser humano tiene derecho a tantas cosas, pero muchas veces no consideramos como fundamental el derecho a no hacer nada… Técnicamente tendríamos que decir que la premisa de la ociosidad es por momentos errónea.

Un momento de ociosidad es un momento de construirse a sí mismo

No es hacer nada, porque es imposible. “No hacer” es estar muerto en el sentido literal. Pero, ¿qué entonces es la ociosidad? Quizás es hacer nada en la percepción de otros. Es hacer algo para ti y por ti. Algo que no significa para los otros y que puede “incumplir” en la expectativa que tienen otros de mí.

Es entonces la ociosidad un derecho. Podemos ver como los primeros filósofos peleaban por ésta, para construir el conocimiento y los pensamientos que siguen transformando a la humanidad. Porque al cobijo de la ociosidad, las mentes construyen, imaginan y crean…

La ociosidad, aunque pudiera confundirse con la pereza, no es lo mismo. La pereza es una polarización o exceso del descanso. La pereza es exceso de estática… pero la ociosidad es movimiento (que para otros puede significar nada y por ello es visto como estática).

La ociosidad es un derecho porque es desde esta que construimos al individuo. Podríamos apelar a ella, siendo pro comunitario, pero nos encontraríamos ante un error. La formación del individuo integro, no sólo debe alejarse de la percepción del individualismo, sino que debe tomarse como pilar constructivo de la verdadera comunidad. Individuos íntegros buscan y fomentan la comunidad, porque saben la necesidad que tiene el ser humano de ésta.

¿Cómo se manifiesta la ociosidad? De muchas formas: Reflexionando, orando, leyéndose, estudiando e incluso tomando un curso que no necesito por mi labor del día a día; pero conozco que éste me hará crecer.

Si quieres un espacio para crecer y hacer algo con tu ociosidad… te recomendamos nuestros cursos de verano.

Que puedas encontrar un espacio para este derecho fundamental

La urgencia de una formación, en especial para el Cristiano…

Nos encontramos en una época donde la opinión,  el singular punto de vista y el narcisismo de muchos son puestos a la altura de LA verdad…

La formación es bendición en todos los sentidos…

Mucho tiene que ver con una promoción del consumo, un enaltecimiento del individuo (enmascarada de autoestima) y una carencia general de esperanza. Pero también podemos adjudicar el conflicto a una realidad más simple: No estamos preparados para enfrentar a la realidad.

Exceptuando sus muy particulares casos, la formación personal ha dejado de ser un valor y a pasado a estatus de “privilegio” o de “obligación”. Por lo mismo hay corrientes ideológicas que en un afán de  “solidaridad” con quienes carecen de oportunidad dejan el “privilegio” de la formación. Otros como lo han visto como una carga, en cuanto pueden lo dejan de hacer.

Para muchos la formación es un peso… y terminan huyendo de ella.

Es imperativo entonces que veamos a la formación como una “necesidad” la cual puede ponerse en paralelo a la alimentación. Solidarizarse dejando de formarse, es similar a solidarizarse dejando de comer… Es suicidio.

Por otro lado, la formación tiene que verse en términos de utilidad, pero aún más en términos de  enriquecimiento del interior. La formación personal es tesoro perdido o perla preciosa, por la cual hay que dejar, sacrificarse y sobre todo ver como presencia divina… Parte del misterio de la vida que aún no nos ha sido develado. Es desde aquí que no podemos ver a la formación como una carga, sino como una oportunidad para enriquecerse y sobre todo para compartir con quienes no tienen estos conocimientos.

Por ello, en el CIEP les recomendamos conocer nuestra oferta, sobre todo la de verano que esta por comenzar en un par de días. Les dejo la información en la siguiente imagen.

Semana Santa en México: lo bueno, lo oculto y lo obscuro.

La semana santa sin duda es una experiencia muy peculiar en cada lugar y contexto. Esto es un poco lo que pasa en el contexto mexicano… Probablemente en muchos lugares también de latinoamericano, pero no es algo que pueda asegurar por experiencia y sin duda hay experiencias que lo hacen características en cada sitio.

Para relatarles de manera más amena lo dividiré todo en tres categorías que me gusta llamar: bueno, oculto y oscuro.

Jueves Santo

Lo bueno;

En México ha crecido exponencialmente la importancia del jueves sacerdotal. Hace algún tiempo solamente se tenia en la conciencia la visita de las 7 casas, visita de 7 templos en la que solo se hacía una oración breve. Ahora el lavatorio es cada vez más expuesto como algo importante e incluso hay quienes hacen una representación previa al via-crusis para hacer la conexión con el siguiente día.

Lo oculto;

Lo cierto es que la vista de las 7 casas y cada vez es menos conocido el origen. No sólo eso, sino que la misa no es tomada como parte formal de las celebraciones del día. Muchos sacerdotes también eligen pocas mujeres para el lavatorio por razones podrían pensarse oscuras, pero es importante que se evidencie…

Lo oscuro:

Cada vez hay más padres que dentro de su celebración del jueves sacerdotal poco mencionan el sacerdocio ministerial y muchas homilías a lo largo de todo el país terminan siendo una exposición por momentos narcisista. Necesitamos celebraciones que consideren el sacerdocio bautismal.

Viernes Santo

Lo bueno;

El viernes tiene unos viacrucis muy significativos, donde las personas cargan la cruz de madera y muchas toman sus propias cruces personales para dar intención y significado.

Otra de las prácticas son las marchas de silencio donde se hace procesión reflexionando la muerte de Jesús y el silencio existencial de Dios.

Lo oculto;

Lo cierto es que para muchos  este día se hace el centro de la semana santa y las personas tienen en segundo termino en referencia incluso a la pascua.

Lo oscuro;

El Mexicano es poco pascual y muy pasional. La centralidad de la fe esta en la pasión. La inversión en hacer representaciones vivas (con una producción enorme),  el morbo que genera el que alguien sufra como Él y por último la carga espiritual que es puesta en los que actúan la muerte de Jesús (Como se hace en Iztapalapa o Taxco) es alguna de las cosas que hacen que este día eclipse la centralidad de la pascua.

La Vigilia Pascual y el Domingo de Pascua

Lo bueno;

En muchos lugares dentro de la república se empieza a dar importancia significativa a este día y le otorgan una tonalidad de fiesta. Sin contar que tanto el fuego nuevo y  las campanas de la vigilia tienen cada vez más producción e inversión.

Lo oculto;

La vigilia para muchos es puesta en segundo grado y se da solo la importancia en la misa dominical con pocas lecturas. Sin negar que los huevos de pascua en el infante significa huevos y dulces.

Lo oscuro;

Pocos tienen esta celebración como la más importante para la Iglesia y para la comprensión del cristianismo en general. La navidad es el centro y poco es visto este día como una fiesta.

Conclusión

Por supuesto, no es una generalidad absoluta, pero si se podría considerar una mayoría. Por eso deseo que estos días santos sean cada vez menos de tradición oculta y trato oscuro… siendo una celebración cada vez más buena para el mexicano y el mundo cristiano en general.