Archivos de la categoría Vida religiosa

Renovando la Formación

La formación actualmente atraviesa una crisis en su manera de interpretarse y vivirse. El acompañamiento mismo de una comunidad es mayor reto de lo que fue hace algunos años.

Las respuestas de ayer, no sólo no responden a la actualidad, sino que chocan con los sistemas, estructuras, comportamientos sociales e incluso con las personas que nacen dentro de un contexto millennial.

El contexto actual sin duda nos representa un reto para el trato con las nuevas generaciones.

Por otro lado, se siguen dando respuestas de antaño, pero un poco más dogmatizadas. Bajo el argumento de la “fortaleza que da el cuestionamiento”. Aunque nos suena interesante la idea, no deja de ser falaz… el cuestionamiento fortalece en tanto que mueve y retroalimenta.

Las ideas del pasado corresponden ahí. Es posible renovarlas, pero siempre desde una perspectiva arraigada en la realidad y nunca en la nostalgia de “lo que fue”. Muchas veces vemos como la Iglesia se enreda en estos razonamientos, pero no logran hacer sentido a los demás.

Es importante el discernimiento para distinguir lo valido, lo rico y lo permanente en un pensamiento. La voz del Espíritu se escucha en los arraigados en la realidad. Porque son los que están en contacto con la realidad, los que pueden responder de manera adecuada al sufrimiento que realmente acontece.

La renovación sera una guía para observar el legado de lo inspirado en el pasado.

La formación tiene entonces que ser una respuesta al presente y a la realidad, aunque se deje inspirar por el paso de los santos y el la inspiración carismática de quienes han dejado un legado.

Toca entonces formarse y capacitarse para esta formación. Por ello te recomendamos la asistencia a nuestro último curso de verano “Formación en Habilidades para el Acompañamiento de Comunidades” y puedas adquirir herramientas básicas de la formación.

El integrar el pasado con lo que vendrá sin duda es un reto formativo… pero la preparación es nuestra mejor esperanza.

Semana Santa en México: lo bueno, lo oculto y lo obscuro.

La semana santa sin duda es una experiencia muy peculiar en cada lugar y contexto. Esto es un poco lo que pasa en el contexto mexicano… Probablemente en muchos lugares también de latinoamericano, pero no es algo que pueda asegurar por experiencia y sin duda hay experiencias que lo hacen características en cada sitio.

Para relatarles de manera más amena lo dividiré todo en tres categorías que me gusta llamar: bueno, oculto y oscuro.

Jueves Santo

Lo bueno;

En México ha crecido exponencialmente la importancia del jueves sacerdotal. Hace algún tiempo solamente se tenia en la conciencia la visita de las 7 casas, visita de 7 templos en la que solo se hacía una oración breve. Ahora el lavatorio es cada vez más expuesto como algo importante e incluso hay quienes hacen una representación previa al via-crusis para hacer la conexión con el siguiente día.

Lo oculto;

Lo cierto es que la vista de las 7 casas y cada vez es menos conocido el origen. No sólo eso, sino que la misa no es tomada como parte formal de las celebraciones del día. Muchos sacerdotes también eligen pocas mujeres para el lavatorio por razones podrían pensarse oscuras, pero es importante que se evidencie…

Lo oscuro:

Cada vez hay más padres que dentro de su celebración del jueves sacerdotal poco mencionan el sacerdocio ministerial y muchas homilías a lo largo de todo el país terminan siendo una exposición por momentos narcisista. Necesitamos celebraciones que consideren el sacerdocio bautismal.

Viernes Santo

Lo bueno;

El viernes tiene unos viacrucis muy significativos, donde las personas cargan la cruz de madera y muchas toman sus propias cruces personales para dar intención y significado.

Otra de las prácticas son las marchas de silencio donde se hace procesión reflexionando la muerte de Jesús y el silencio existencial de Dios.

Lo oculto;

Lo cierto es que para muchos  este día se hace el centro de la semana santa y las personas tienen en segundo termino en referencia incluso a la pascua.

Lo oscuro;

El Mexicano es poco pascual y muy pasional. La centralidad de la fe esta en la pasión. La inversión en hacer representaciones vivas (con una producción enorme),  el morbo que genera el que alguien sufra como Él y por último la carga espiritual que es puesta en los que actúan la muerte de Jesús (Como se hace en Iztapalapa o Taxco) es alguna de las cosas que hacen que este día eclipse la centralidad de la pascua.

La Vigilia Pascual y el Domingo de Pascua

Lo bueno;

En muchos lugares dentro de la república se empieza a dar importancia significativa a este día y le otorgan una tonalidad de fiesta. Sin contar que tanto el fuego nuevo y  las campanas de la vigilia tienen cada vez más producción e inversión.

Lo oculto;

La vigilia para muchos es puesta en segundo grado y se da solo la importancia en la misa dominical con pocas lecturas. Sin negar que los huevos de pascua en el infante significa huevos y dulces.

Lo oscuro;

Pocos tienen esta celebración como la más importante para la Iglesia y para la comprensión del cristianismo en general. La navidad es el centro y poco es visto este día como una fiesta.

Conclusión

Por supuesto, no es una generalidad absoluta, pero si se podría considerar una mayoría. Por eso deseo que estos días santos sean cada vez menos de tradición oculta y trato oscuro… siendo una celebración cada vez más buena para el mexicano y el mundo cristiano en general.

Mensaje Cuaresmal del Papa Francisco

Sin duda, en este tiempo de Cuaresma se da mucho espacio para la reflexión o ningún momento en absoluto. Es sin duda una realidad polarizada entre el deseo de mucha respuesta y la apatía ante el compromiso.

Es por eso que la profecía del Papa, parece no solo conveniente, sino oportuna. Al final de la reflexión anexo el texto publicado en Aciprensa © que también en la página del Vaticano. 

La trifecta del papa es:

  1. El otro es un don
  2. El pecado nos ciega
  3. La palabra es un don

Destacó lo siguiente…. 

  • El menaje social que se presenta al hacer don al otro junto con la palabra. Los otros son regalo, al igual que la palabra, que nos reconfortan y nos hablan de Dios. Es tanto a través de la palabra como atraves del otro que Dios nos ama, comunica y nos da mensajes. Que importante será en el futuro hacer una combinación para discernir… para actualizar y dar luz a al otro y a la palabra.
El otro es presencia y mensajero de Dios
  • La palabra es don no imposición. La palabra de Dios es un regalo que no impone, sino invita. Que no es palabra en piedra, sino suspiro en el corazón. No es una moral a imponer, sino una manera de encarnar el espíritu de una humanidad plena… intención primera de el cristianismo.
La palabra libera, no esclaviza
  • El pecado nos ciega, no nos sepulta. Y como al ciego Bartimeo, no es lapidatoria nuestra condición de pecado, sino por el contrario es una oportunidad para crecer. Es una razon por la cual podemos compadecernos y dar al otro la mano. Sin juicios y sin pretensión soberbia… El pecado cada vez más se vuelve situación de justificación para la soberbia, en vez de ser ocasión de dar la mano. 

El pecado siempre es llamado de compasión

El mensaje nos da pie de manera sencilla a hacer este camino llenos del Espíritu. 

Mensaje del Papa de Cuaresma

Ceniza eres y ceniza te convertirás – Inicio de Cuaresma

Cuaresma parece ser un tiempo cada vez menos relevante para el común de los cristianos. En una cultura tan centrada en sí misma, tan orgullosa de sus opiniones; así como de la ausencia de procesos por la inmediatez es difícil comprender un tiempo espiritual como el de cuaresma.

Cuaresma un tiempo espiritual.

Empero me aventuro a pensar que ni siquiera se ve en el terreno de la necesidad humana… y sin embargo me parece que es un tiempo que necesitamos todos los seres humanos de alguna u otra manera en nuestra vida.

La necesidad de la ceniza

Distanciándonos de la parte literal o la excesiva en lo escatológico, la ceniza representa nuestra fragilidad. Nuestro principio y final tan frágil en el universo que muchas veces parecería indiferente a la realidad humana.

La ceniza es signo de nuestra fragilidad

Esta realidad sin duda es una que tenemos que asumir todos los seres humanos. Porque la fragilidad, lejos de preocuparnos por el poder; nos hace verlo como algo verdaderamente efímero en la vida. Nadie que se ha sometido al poder ha triunfado y dejado un herencia inmortal. Lo único que permanece eterno es el legado de quienes han sido resilientes a los tiranos y quienes han puesto a los otros lejos de las manos de los injustos. Es el amor el único inmortal.

Más allá del amor, lo demás es completamente efímero.

La limosna… el sentido del otro. 

La limosna es la invitación a la compasión por quienes son menos afortunados.

El énfasis de la limosna, nunca ha sido la lastima, sino la compasión. El poder ver a quienes necesitan nuestra ayuda y ayudarlos a levantarse con a la misma dignidad que la vida nos ha levantado. El servicio social es muestra efectiva del sentido original de la limosna cuaresmal.

El ayuno… la purga de nuestras ideologías y adicciones. 

El ayuno es la mejor ayuda para crecer en libertad. Originalmente el ayuno era exclusivo de comida porque nos hacia solidario con aquellos hambrientos. Pero nos hemos hecho más prácticos y preferimos dar de comer para equilibrar las circunstancias sociales.

El ayuno termina siendo un signo de libertad frente a nuestras adicciones e ideologías.

Ahora el ayuno puede ir a lo profundo. El que podamos despegarnos de nuestras adicciones a las que estamos atados (los medios electrónicos, el alcohol, los excesos en general).

También podemos ayunar de nuestras ideologías que no estamos dispuestos a abandonar y que se vuelven nuestra adicción intelectual. El podernos abrir a otros tipos de pensamiento nos estimula como seres humanos a ser más felices.

El sacrificio… olvidarse de la mentalidad de intercambio. 

Los sacrificios son siempre un interés en el otro sin necesidad de compensación.

En la actualidad cada vez nos hacemos más a la idea de pensar que todo lo que hacemos merece una compensación económica y/o social. Lo cierto es que lo que transforma en un sentido trascendente a los otros seres humanos es la ayuda desinteresada. El no esperar nada a cambio, nos hace más hábiles para la frustración y más cómodos en el servicio a otros.

Conclusión

Necesitamos una humanidad más consciente de su propia fragilidad… más ceniza.

Necesitamos una humanidad más consciente del otro… más caritativa.

Necesitamos una humanidad más libre de las adicciones ya sean compulsivas o intelectuales… más en ayuno.

Necesitamos una humanidad más sacrificada por los otros…

Necesitamos una humanidad más integrada… Que la cuaresma nos pueda regalar eso.

“México siempre fiel”

"México siempre fiel" frase de Juan Pablo II
“México siempre fiel” frase de Juan Pablo II

Han pasado algunas décadas desde que la frase icónica de Juan Pablo II marco parte de la historia de la nación mexicana. Cual decreto apuntala y posiblemente apuntalará una realidad profunda de la fe en esta nación.

Pero, ¿que significa esto realmente? ¿Es México siempre fiel? ¿Fiel a qué? Evidentemente estas palabras fueron pronunciadas para hacer referencia específicamente a la fe. Somos fieles a nuestra fe. Pero esta fidelidad sin instrucción, puede guiarnos a un conformismo y una abnegación ciega.

La catequesis es sin duda una tarea ardua en el país. La fidelidad en repetidas ocasiones es confundida por un dogmatismo estoico por lo que creemos que es “mi y la única verdad”. Lo único que es posible afirmar es que la fe es una construcción siempre sedienta de estructura y solidez. Es siempre inacabada, porque depende de la madurez interna del que cree.

Como mexicanos debemos fomentar una fe con obras.
Como mexicanos debemos fomentar una fe con obras.

A esto habría que añadir lo que dice Santiago: “¿De qué sirve, hermanos míos, que alguien diga: «Tengo fe», si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarle la fe?” (Santiago 2, 14) Muchas veces nuestra fe esta vacía en obras. Tenemos a un pueblo que camina a la eucaristía los domingos, pero poco camina para hacer justicia social a sus hermanos. El conformismo en México empieza a ser verdaderamente alarmante y habla de nuestra  inconsistente fe.

Nuestra fidelidad empieza a ser por una fe hueca. Fe con poca capacidad critica y muy estricta en las expectativas que le cargamos. Nos hacemos una fe a la carta, olvidando que a la carta muchas veces olvidamos a la sociedad y la realidad que nos llama.

Tomemos camino a una fe más madura y transformadora de la realidad.