Archivos de la categoría Psicología

¿Podemos vivir sin secretos?

Es valido cuestionar la existencia de los secretos. Ciertamente cuando la relación es una entre iguales. En una relación equitativa el sostener secretos puede resultar un tanto problemático, porque pisoteamos así el terreno de la confianza y la veracidad en la relación.

Un ambiente de transparencia no tiene que ser un ambiente sin secretos…

No así en relacione entre distintos. Por distintos no necesariamente hablamos de superior-inferior… nos referimos principalmente a un contexto y circunstancias distintas… sobretodo a una relación en la que no hay un compromiso entre las personas.

Por ejemplo, el matrimonio es un buen ejemplo de una relación entre iguales… pero también un compromiso entre ellos. Entre político y ciudadano aunque pudiésemos alegar una relación entre superior e inferior… o más justa entre servidor público y ciudadano; en realidad estamos en una relación entre iguales porque hay una relación de compromiso sellada en el voto.

El matrimonio es un lugar donde se puede esperar una completa ausencia de secretos.

La relación entre un superior de comunidad y un miembro de la misma, o la de un jefe y un empleado es simplemente distinta. Esto es porque la relación se distancia en las capacidades de decisión en la injerencia sobre la ruta que la comunidad o empresa llevan. Por lo mismo la comunicación no debe ser en este sentido de libre flujo pues hay circunstancias, ya sea por cuidado o por practicidad que deberán reservarse hasta un momento oportuno.

En una comunidad religiosa se entiende la presencia de secretos por el cuidado interno…

De la misma manera todo depende de los fueros en los que uno vive. Porque la familia nos confía información que nuestra comunidad no tiene porque saber. Así como el terapeuta le debe secrecía a quien acompaña, de la misma manera hay información que por su contexto de origen no tendría porque ser divulgada.

¿Es ideal la vida sin secretos? La pregunta es mal planteada de esta manera. El cuestionamiento tendría que

La intimidad por ejemplo no es del fuero de los demás… no es una realidad que deba ser revelada por los demás.

ser: ¿Tenemos todos la capacidad para recibir la intimidad del otro? La respuesta realista a esto sería: No. El ideal sería que todos recibieramos la intimidad del otro como un tesoro y con una autentica compasión. Pero la humanidad le falta mucho para evolucionar a tal estado.

Renovando la Formación

La formación actualmente atraviesa una crisis en su manera de interpretarse y vivirse. El acompañamiento mismo de una comunidad es mayor reto de lo que fue hace algunos años.

Las respuestas de ayer, no sólo no responden a la actualidad, sino que chocan con los sistemas, estructuras, comportamientos sociales e incluso con las personas que nacen dentro de un contexto millennial.

El contexto actual sin duda nos representa un reto para el trato con las nuevas generaciones.

Por otro lado, se siguen dando respuestas de antaño, pero un poco más dogmatizadas. Bajo el argumento de la “fortaleza que da el cuestionamiento”. Aunque nos suena interesante la idea, no deja de ser falaz… el cuestionamiento fortalece en tanto que mueve y retroalimenta.

Las ideas del pasado corresponden ahí. Es posible renovarlas, pero siempre desde una perspectiva arraigada en la realidad y nunca en la nostalgia de “lo que fue”. Muchas veces vemos como la Iglesia se enreda en estos razonamientos, pero no logran hacer sentido a los demás.

Es importante el discernimiento para distinguir lo valido, lo rico y lo permanente en un pensamiento. La voz del Espíritu se escucha en los arraigados en la realidad. Porque son los que están en contacto con la realidad, los que pueden responder de manera adecuada al sufrimiento que realmente acontece.

La renovación sera una guía para observar el legado de lo inspirado en el pasado.

La formación tiene entonces que ser una respuesta al presente y a la realidad, aunque se deje inspirar por el paso de los santos y el la inspiración carismática de quienes han dejado un legado.

Toca entonces formarse y capacitarse para esta formación. Por ello te recomendamos la asistencia a nuestro último curso de verano “Formación en Habilidades para el Acompañamiento de Comunidades” y puedas adquirir herramientas básicas de la formación.

El integrar el pasado con lo que vendrá sin duda es un reto formativo… pero la preparación es nuestra mejor esperanza.

La urgencia de una formación, en especial para el Cristiano…

Nos encontramos en una época donde la opinión,  el singular punto de vista y el narcisismo de muchos son puestos a la altura de LA verdad…

La formación es bendición en todos los sentidos…

Mucho tiene que ver con una promoción del consumo, un enaltecimiento del individuo (enmascarada de autoestima) y una carencia general de esperanza. Pero también podemos adjudicar el conflicto a una realidad más simple: No estamos preparados para enfrentar a la realidad.

Exceptuando sus muy particulares casos, la formación personal ha dejado de ser un valor y a pasado a estatus de “privilegio” o de “obligación”. Por lo mismo hay corrientes ideológicas que en un afán de  “solidaridad” con quienes carecen de oportunidad dejan el “privilegio” de la formación. Otros como lo han visto como una carga, en cuanto pueden lo dejan de hacer.

Para muchos la formación es un peso… y terminan huyendo de ella.

Es imperativo entonces que veamos a la formación como una “necesidad” la cual puede ponerse en paralelo a la alimentación. Solidarizarse dejando de formarse, es similar a solidarizarse dejando de comer… Es suicidio.

Por otro lado, la formación tiene que verse en términos de utilidad, pero aún más en términos de  enriquecimiento del interior. La formación personal es tesoro perdido o perla preciosa, por la cual hay que dejar, sacrificarse y sobre todo ver como presencia divina… Parte del misterio de la vida que aún no nos ha sido develado. Es desde aquí que no podemos ver a la formación como una carga, sino como una oportunidad para enriquecerse y sobre todo para compartir con quienes no tienen estos conocimientos.

Por ello, en el CIEP les recomendamos conocer nuestra oferta, sobre todo la de verano que esta por comenzar en un par de días. Les dejo la información en la siguiente imagen.

La manipulación de los medios…

Algo que se nos presenta como tópico común en México es el tema de la manipulación de los medios. Lo cierto es que la manipulación de los medios, es una manipulación en torno a la venta y no a equipos.

Por momentos creemos que los medios son de cierta tendencia, cuando la tendencia real es a la venta. Ese es quizá uno de los errores del siglo XXI… Los medios dejaron de informar y empezaron a vender.

Este es un ejemplo de la manipulación… donde el propósito no es informar sino montar una escena…

Pero que podemos hacer nosotros los ciudadanos ante la la falta de información…

  1. No consumir el producto que se nos ofrece y rechazar la falta de información.

2. Otra cosa que podemos hacer es siempre informarse desde diferentes fuentes y rechazar la menos seria.

3. Por su puesto cuestionarnos lo que nos informan. La verdad no es como la queremos, ni esta en función de un propósito personal… Esta  en función de la verdad misma.

4. Nunca prejuzgar desde lo que sabemos, sino siempre abrir posibilidad a que nos confronte la realidad con los aspectos nuevos que tiene. Es así  que podemos no caer en el estereotipar, sino en mediar y ser portadores de verdad.

Visión industrial del hombre.

Quizás porque las imágenes son más que mil palabras, en esta publicación seré breve y dejare que el punto se ilustre por sí mismo.

Esta imagen no sólo nos habla de un modelo educativo, sino un modelo utilizado para entender al ser humano.

El problema con éste modelo de comprensión del ser humano es la ilusión de que todo ser humano puede ser amoldado de la misma manera. Quien no se amolda queda fuera, pero por defecto… no por diferencia. La diferencia en este modelo es equiparado a algo roto o desechable.

Lo cierto es que el ser humano busca este modelo porque busca cierta conformidad… busca un control sobre todo, porque la incertidumbre es incomoda, molesta y nos pide un crecimiento constante.

La ilusión es pensar que podemos vivir en esta vida sin incertidumbre… sin sorpresa.

Por ello invito a nuestro lector a siempre abrirse a la incertidumbre y a acoger lo diferente. A un modelo de ser humano más orgánico donde todos crecemos diferentes y por ello nos enriquecemos.