Archivos de la categoría Sin categoría

Las sorpresas… incentivando el crecimiento

Las sorpresas nos traen tanto algo deseado como algo repudiado… Rompen el control…

Las sorpresas generalmente son vistas desde un punto de vista muy romántico (un regalo, una fiesta, un detalle, etc.) o desde una tragedia (los accidentes, lo inesperado e insólito).  Pero lo que tiene en común en todas las circunstancias es que esta fuera de nuestro control.

Las sorpresas nos llegan y despiertan la capacidad para adaptarnos…

Es un hecho que la sorpresa rompe nuestra ilusión de control sobre la vida. Pero las sorpresas nos llegan como truenos o como pequeños cambios de electricidad… sin pedirlos, sin llamarlos y muchas veces sin quererlos.

La capacidad adaptativa se ve manifestada gracias a la  capacidad para el cambio. Las sorpresas reflejan esta capacidad y si la acogemos podemos crecer en esta misma capacidad… como quien entrena para un deporte. Si nos acostumbramos a hacer las cosas de una sola manera y no entrenamos para ensayar diferentes posibilidades, es posible que garanticemos nuestra perdida.

Las sorpresas ponen a prueba nuestra capacidad para frustrarnos…

Junto con la habilidad para adaptarnos viene también la capacidad para la frustración. Al tener que lidiar con lo que no esperamos también tenemos que dejar atrás las expectativas sobre “lo que nos hubiera gustado”, o “lo que deseamos”.

Por ultimo, la sorpresa manifiesta la propia identidad. Cuando nos sorprenden reflejamos nuestra naturaleza… somos auténticos. Esto es porque la sorpresa no nos deja jugar los roles preestablecidos o ser lo que los otros esperan… Piden una inmediatez que no puede perder tiempo en montar nuestro “teatro cotidiano” y piden una energía que no puede ser desperdiciada por el rol o papel que normalmente desempeñamos.

Frente a la sorpresa mostramos quien esta detrás de la mascara…

Es entonces la sorpresa un incentivo para crecer en la propia capacidad adaptativa, de frustración y para ser auténtico. Sea pues este el incentivo para recibir las sorpresas con manos abiertas.

“…enfermo, y me visitaste…” (Mateo 25, 36)

Poco reflexionamos sobre la fragilidad humana. Mucho tiene que ver porque nos recuerda lo endeble que es la vida y lo relativamente rápido que se puede acabar. Menos de los seres queridos que pueden caer o incluso caen ante la enfermedad.

Los seres humanos le damos la vuelta a mucho de lo que nos define como seres vivientes… la posibilidad de llegar a nuestra finitud. Pero a veces en esta evasión hacemos caso omiso a nuestros familiares cercanos en la enfermedad. La misma vejez con sus problemas es para muchas personas algo a ignorar.

El cuidado de nuestros enfermos y ancianos habla de la propia capacidad para enfrentar nuestra enfermedad y vejez.
El cuidado de nuestros enfermos y ancianos habla de la propia capacidad para enfrentar nuestra enfermedad y vejez.

Vivimos en una época en la que cuando nos venden un seguro (de enfermedad o de retiro) nos lo venden para que “no seas una carga para tu familia”. Encargarse de la propia familia termina siendo “una carga” y algo a evitar a toda costa. Socialmente cada vez esta más aceptado igualar “ayuda” a nuestros enfermos con “carga”.

¿Qué nos toca como seres humanos? Creo que lo primero es tocar nuestra propia fragilidad, porque lo que vemos en nuestros enfermos que nos da tanto miedo es la posibilidad de estar ahí. Si no tocamos ese miedo, poco podemos empatizar… Y abandonar hace posible que nos abandonen… no por un sentido de retialición, venganza o “pseudo karma”… Sino porque vivimos en el ambiente que propiciamos. Construimos en el presente nuestro futuro.

Por supuesto duele y amenaza. Enfrentar la enfermedad no se hace costumbre y los sentimientos que genera no se pueden anestesiar. Es parte de asumir nuestra condición y de vivir los procesos con paz y esperanza. Vivir la enfermedad propia y ajena nos hace capaces de vivir nuestras multiples transiciones como seres humanos… siempre llamados a la trascendencia.

 

Como acompañar en el duelo… A propósito de la pasión

La semana pasada surgió en las redes sociales una publicación muy interesante de imágenes cuyo titulo decía “Como acompañar a un rollo en la tristeza”. Las imágenes si bien son muy provocadores, también sugieren elementos básicos para acompañar en el duelo. Les compartimos las imágenes y a su vez les comparto una breve reflexión. Cada imagen es un diferente paso y aunque respetaré el orden de las imágenes quizás haré más énfasis en una actitud que no depende del tiempo.

Pon una cobija...
Pon una cobija…
  1. Pon una cobija – Disponte a ayudar

La disposición para ayudar es fundamental. Acompañar en el duelo no es un acto voluntarista ni una obligación. Cualquiera de las dos actitudes se traslucen en el acompañamiento de un duelo. Por lo mismo, será importante preguntarse: ¿Quiero ayudar?

Levanta a la persona
Levanta a la persona

2. Levanta a la persona – Se un soporte 

 La persona que vas a acompañar necesita de tu ayuda. Necesita poderse recargar en ti. Busca tu propia fortaleza para ser sostenida. Por ello será importante preguntarse si eres lo suficientemente fuerte para ayudarla y no caerte con ella.

Ponla en la cobija...
Ponla en la cobija…

3. Ponla en la cobija – Deja que la persona ponga todo su pesar 

El peligro es que a veces queremos parcializar o minimizar los duelos. Hay que recibir a todo el problema y con ello a toda la persona. Es probar la disponibilidad como un real soporte del problema.

Enróllalo como un sushi
Enróllalo como un sushi

4. Enróllalo como un sushi – Dale contención.

La persona en duelo requiere ser contenida y es importante saber si tienes tu la maña, fuerza y astucia para hacerlo. Si tienes la habilidad para transmitir que esto que la persona vive no es una energía incontenible, sino manejable.

Acomoda al rollo en un lugar confortable
Acomoda al rollo en un lugar confortable

5. Acomoda al rollo en un lugar confortable – Deja que se acomode

No busques con desesperación acomodar todo lo que esta viviendo la otra persona. El otro tiene que acomodar sus sensaciones y su vida. Por ello, dale un espacio para que lo haga. Permite que la otra persona se acomode.

Abraza de manera cercana al rollo
Abraza de manera cercana al rollo

6. Abraza de manera cercana al rollo – ¡Abraza!

Abrazar es importante en los duelos. La cercanía de corazón y y el contacto físico es sumamente importante. Necesitamos sentir al otro en el duelo y que éste se acerca. Sólo así podemos saber que no estamos solos y que alguien nos acompaña.

Ponle al rollo sus películas favoritas
Ponle al rollo sus películas favoritas

7. Ponle al rollo sus películas favoritas – Los distractores son importantes también

Los duelos no son para ser vividos de golpe, sino para que sea un proceso sano. Por lo mismo no podemos facilitar curar todo en seguida. Los distractores nos dan descanso y fuerza para terminar el ciclo del duelo.

Alimenta al rollo.
Alimenta al rollo.
Asegúrate que el rollo se mantenga hidratado. Las lagrimas deshidratan al rollo.
Asegúrate que el rollo se mantenga hidratado. Las lagrimas deshidratan al rollo.

8. Alimenta al rollo/Asegurate que el rollo se mantenga hidratado. Las lagrimas dehidratan al rollo – El sustento físico (alimento y agua) es importante monitorearlo. 

Las personas en proceso de duelo tienen a tener un desorden alimenticio y un olvido de si mismos en este aspecto. Por ello, será importante que cuando acompañemos en el duelo verifiquemos que el otro come sanamente y se hidrata. También entender la función gratificante de la comida nos puede ayudar para entender su importancia.

Pequeño y feliz rollo
Pequeño y feliz rollo

9. Feliz y pequeño rollo – La alegría llega… 

Cuando nos sostenemos en el acompañamiento eventualmente llega el momento en que la persona en duelo se levanta y encuentra una paz. Puede seguir funcionando y estar mejor.

Si podemos fortalecer as actitudes mencionadas anteriormente, podemos entonces exitosamente acompañar a una persona en duelo.

Las imágenes mostradas en esta publicación no son del que publica, ni de la organización detrás. Respetamos y felicitamos al artista detrás de ellas, así como el derecho reservado.

La mujer…

La mujer sin duda ha sido muy amenazada y dejada a un lado en este planeta. De diversas formas hemos presenciado durante la historia y en el momento presente como se les ha hecho a un lado.

Lo mejor que puede hacer un hombre es permitir que ellas tengan su lugar, no superior o inferior. A la par junto a nosotros. Como especie nos merecemos esto. Tener un camino junto nos hará crecer y ser mejores. Acompañarnos en el camino.

Dejo este video para conmemorar a muchas mujeres que han demostrado su grandeza y capacidad. Así como ellas, muchas en silencio han logrado maravillas. Esther, Ruth, Sara, María de Nazareth, María Magdalena, entre muchas otras han hecho camino… no detrás, sino a la par.

Cercanía y vinculo…

La vida religiosa se encuentra en una continua búsqueda de acercarse a la realidad y permanecer testigos. No siempre es sencillo y muchas veces implica buscar en horizontes nuevos.

Pero poco a poco, se van encontrando nuevos horizontes. Como ejemplo esta este video de los Franciscanos de la Renovación, haciendo cosas poco convencionales pero muy atractivas (especialmente para los jóvenes). La propuesta es interesante y se vincula con una organización para recaudar fondos para erradicar el hambre.

Podríamos hacer critica desde la envidia o la incertidumbre de la novedad, pero al final del día rompe un esquema. Un esquema que quizá urge romper.